Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El diputado Mario Valle, dueño de la Universidad de Managua, U de M, se llevó otro rotundo “no” a su integración al Consejo Nacional de Universidades, CNU, por parte del ingeniero Telémaco Talavera, presidente de esta organización nacional de las casas de estudios superiores.

“Nosotros no tenemos absolutamente nada contra el diputado Mario Valle ni contra su universidad, pero la U de M no será aceptada por el CNU. Es una posición firme y unánime del Consejo, con el respaldo de su comunidad universitaria”, aseguró Talavera, quien añadió que si bien no es el momento, estarían dispuestos a ir nuevamente a las calles a luchar por el derecho de la autonomía universitaria.

Señaló que si a esta universidad privada se le permitiera pertenecer al CNU, instancia que integra sólo a universidades públicas, estarían traicionando la lucha que costó sudor y sangre a la comunidad universitaria.

Mientras tanto, ayer, el diputado Valle y la secretaria de la Junta Directiva de la U de M, Leticia Valle, leyeron un comunicado en el que reiteran que no pretenden obtener fondos del seis por ciento que establece la Constitución para la educación superior.

Más bien señalaron que ese dinero debe ser distribuido solamente a las universidades públicas y no a las privadas, y criticaron el porqué la Universidad Centroamericana, UCA, y la Universidad Politécnica, Upoli, reciben dinero del seis por ciento. Así mismo, dijeron que estas universidades no deberían cobrar nada a los estudiantes si reciben dinero estatal.

Valle mencionó que su silla en el CNU abriría las puertas a decenas de universidades privadas que tienen autorización, por lo que tendrían mayoría de ese organismo frente a las pocas universidades públicas que existen en el país.

Sobre el aparente rechazo de Valle al seis por ciento que se divide entre las universidades pertenecientes al CNU, el ingeniero Talavera alegó que de ese argumento no tienen ninguna garantía.

“Él, además de propietario de U de M, es un actor político que hoy puede decir una cosa y mañana dice otra. Él tiene su forma de ser y yo la respeto, pero no queremos que el CNU tenga una dinámica similar a la que tiene la Asamblea Nacional, donde hay diputados que hoy negocian por aquí y mañana por allá”, comentó el presidente del CNU, haciendo referencia a los “vuelcos” de bancada de Valle y a sus decisiones políticas muy criticadas.

Para Valle, las resoluciones del CNU no son vinculantes, pues lo considera sólo un órgano de concertación, porque las universidades son autónomas.

Por su parte, la Federación de Profesionales Docentes de la Educación Superior de Nicaragua (Fepdes), en un comunicado rechazó categóricamente la pretensión de incluir un negocio de índole familiar privado, como lo es la U de M, como parte del CNU, donde se agrupan las universidades que por derecho constitucional tienen asignación del seis por ciento del Presupuesto General de la República, para cumplir con el derecho a la educación superior del pueblo nicaragüense.

También alertaron a la Comunidad Universitaria y al pueblo nicaragüense en general, de las maniobras que con fines oscuros y premeditados realizan sectores enemigos de la educación superior de carácter público.

Así mismo, instaron a los gremios administrativos, a estudiantes y a docentes de la Comunidad Universitaria, a que en coordinación con sus autoridades académicas y administrativas, se pronuncien en todos los foros nacionales e internacionales, denunciando este atropello contra la educación superior pública, y a movilizarse en defensa de la Ley 89 y del seis por ciento constitucional.