•  |
  •  |
  • END

La creación de un manual del Ministerio de Relaciones Exteriores, Minrex, para controlar los montos de la cooperación externa dirigida a organismos no gubernamentales, ONG, fue rechazado por organizaciones independientes de derechos humanos que lo consideraron la continuación del acoso iniciado el año pasado a las ONG, y otra mala señal para los cooperantes internacionales.

Según nuestros entrevistados, que también pertenecen a las ONG, nadie del gobierno de manera oficial les ha informado sobre la elaboración de ese manual que para ellos no tendría razón de ser, por lo cual les resulta evidente la intencionalidad política con el objetivo de limitar las posibilidades de acción de las organizaciones civiles sociales, que exigen el cumplimiento de los derechos ciudadanos y no comparten los criterios gubernamentales y sus políticas erráticas de doble discurso.

Manual innecesario

Tanto representantes del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, como de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, aseguraron que todos los movimientos de la cooperación internacional a sus organizaciones son reportados, tanto a los donantes como al Minrex y al Ministerio de Gobernación.

“La idea de controlar a los ONG no es nada más que una forma de presión política. Decimos esto porque ya existe un mecanismo de control a través de la Ley 147, que está claramente definida, donde se plantean los requisitos, derechos y obligaciones como ONG”, expresó Denis Darce, Director de Proyectos de la CPDH.

En lo anterior se incluye la responsabilidad de cumplir cada año con una serie de informes financieros ante el Ministerio de Gobernación, así como la responsabilidad de cumplir, en el sentido de desarrollar el trabajo desde una perspectiva de construcción de ciudadanía y de aporte al desarrollo nacional.

“Todas las personas jurídicas, en este caso las ONG, son creadas por ley a través de la Asamblea Nacional, y en el marco de la misma es que pueden desarrollar sus acciones. Así que ninguna organización social puede realizar acciones más allá de lo establecido por las leyes”, enfatizó, comentando que para poner en vigencia el mentado manual, en primer lugar, deberá estar acorde con lo establecido por la Ley 147 y su reglamentación, de no ser así, tendrían que hacer reformas a la ley o su implementación sería ilegal.

Quieren ONG dóciles

Bayardo Izabá, Director del Cenidh, respaldó lo anterior, y señaló que además de la continuidad del acoso a las organizaciones civiles independientes, la creación del manual refleja nuevamente el doble discurso del Presidente de la República, Daniel Ortega.

“Dice que quiere el regreso de los donantes que él mismo ahuyentó con su discurso confrontativo y su política de ‘limosnero con garrote’, sin embargo, ahora surge con amenazas de esta naturaleza que pueden ahuyentar a la cooperación internacional”, dijo.

Izabá comentó que el gobierno ve con mucha insistencia que las ONG no intervengan en políticas públicas, sin embargo, dijo que en eso se equivocan porque todos los ciudadanos de manera individual y colectiva tienen el derecho de la acción política, el derecho a criticar al gobierno y a plantear propuestas, de hacerle peticiones y exigir que se respeten las leyes.

“El gobierno quiere ONG dóciles. Imagínense que una ONG como el Cenidh, que trabaja el tema de derechos humanos, y su papel es exigirle al Estado la tutela efectiva de los derechos ciudadanos, no se pronuncie por los problemas de derechos humanos que ocurren en el país, los cuales tienen que ver con la política y la economía. Si no viéramos algo tan evidente, no estaríamos realizando nuestra labor por la cual nos constituimos a favor de la población desprotegida”, expresó el director del Cenidh”.