•  |
  •  |
  • END

Las sospechas de que Nicaragua sirve como suplidor de armas para el crimen organizado de Centroamérica, se incrementaron ayer, luego que se confirmó que las pistolas Glock 17,9 milímetros que fueron ocupadas al guatemalteco Persi Alvarado, las compraron varias personas en un solo lugar en Managua, y luego fueron trianguladas por un solo personaje, tal como informamos en la edición de ayer.

Documentación en poder de EL NUEVO DIARIO revela que ocho personas llegaron entre el 5 y el 26 de enero a la tienda “Nuevo Impacto”, de Managua, y compraron las 17 pistolas decomisadas a Persi Alvarado, a precios que oscilaron entre 13 mil y 21 mil 850 córdobas, en dependencia de las especificaciones de cada uno de los artefactos. Todos los compradores, a excepción de uno, adquirieron dos pistolas.

La Policía Nacional manejaba hasta el lunes por la noche que las 17 pistolas decomisadas al guatemalteco habían sido adquiridas en dos tiendas: en Nuevo Impacto, y en Distribuidora de Armas “Geovanny”, de Masaya.

Sin embargo, los compradores fueron sólo al primer lugar, del cual es copropietaria y administradora Ligia Alemán, una socióloga y economista, esposa del jefe del Ejército de Nicaragua, general Omar Halleslevens, quien no vio nada extraño que, en menos de un mes, más de media docena de personas hayan llegado en busca del mismo modelo de pistola, pues la misma “es muy cotizada” tanto en el mercado nacional como en el internacional.

La conexión con la Distribuidora de Armas “Geovany”, de Masaya, se debe a que se trata de un almacén que importa armamento para suplir a las demás armerías del país. De ahí salieron las Glock hacia la tienda “Nuevo Impacto”, pero por medio de una venta que se hizo de un pedido de varios implementos, sin saber que terminarían en manos del guatemalteco.

“’Nuevo Impacto’ forma parte de nuestros clientes, pero nada tiene que ver eso con lo que ha ocurrido con esas armas ocupadas a un señor guatemalteco”, explicó Urania Alemán Gutiérrez, gerente-propietaria de la distribuidora de armas de Masaya.


Los compradores
Los documentos en poder de este medio determinan que las ocho personas que compraron las pistolas presentaron portación de armas de fuego al momento de adquirirlas. El primero en llegar fue Benito Walter Ramos, quien el 5 de enero adquirió dos pistolas Glock 17,9 MM, MLA 918, cada una a 21 mil 847 córdobas.

A él le siguieron Mario Eleuterio Dolmus (6 de enero); José Emmanuel Blandón (12 de enero); Marvin Isidro Herrera (14 de enero); Virgilio Ramos (16 de enero); César Rodríguez Gutiérrez (17 de enero); César Úbeda Chacón (20 de enero) y Truman Cunningham Olago (26 de enero).

Todos ellos, de acuerdo con las investigaciones, fueron contactados por Róger Javier Monge Fajardo para que compraran las armas, y luego se las vendieran a él, para luego pasarlas a manos del guatemalteco Persi Alvarado.

El abogado defensor del chapín, Reynaldo Miranda, dijo ayer que desconoce si fue Róger Monge quien le proveyó las armas a su cliente, pero admite que existe una persona que fue la que le invitó a hacer negocios con las mismas.

“Lo único que no cumplió mi cliente fue que no presentó su permiso de exportar armas, pero eso no es ilícito, era primera vez que él llevaba esas armas, no se puede decir que lo haya hecho antes, porque no hay antecedentes”, dijo Miranda, quien asegura a que a su cliente se le violan sus derechos, pues existe una orden de libertad a su favor, pero que ha sido irrespetada por las autoridades policiales que lo trasladaron de Chinandega a Managua el lunes por la tarde.

Buscó otro negocio

Insistió que su cliente es vendedor y comprador de ganado, pero como “la cosa está mala y el ganado está flaco, pues intentó meterse a otro negocio para ver cómo le iba”.

Relató que su cliente llegó a la tienda “Nuevo Impacto” y que ahí se conoció con la persona que presuntamente es Róger Monge, quien le indicó que él podía conseguir las pistolas Glock 17 a un buen precio, y que al revenderlas en Guatemala se ganaría un buen porcentaje por cada una, más o menos 100 dólares por cada arma.

La propietaria de la distribuidora de armas de Masaya dijo que Róger Monge obtuvo hace poco una Glock 17 en su tienda, y al parecer fue la que mostró al guatemalteco para hablarle de la rentabilidad del negocio.

“Él compró una de esas pistolas aquí, nosotros se la vendimos porque no vimos problema en hacerlo. Nosotros lo más que le vendemos a una sola persona son dos armas, y cuando se trata de más de eso, lo enviamos a la Policía para que se revise si cumple con los requisitos, él presentó su portación y se la vendimos, pero hasta ahí”, dijo Urania Alemán.


“A mí que me registren”, invita propietaria de “Nuevo Impacto”

Ligia Alemán, la copropietaria de “Nuevo Impacto”, dijo desconocer a Róger Monge, y defendió la venta que hizo a las ocho personas que sirvieron de puente para triangular las armas.

“Nosotros cuidamos que se cumpla con lo que establece la Ley 510, es decir, que la persona que quiera comprar un arma traiga el aval de la Policía Nacional o la portación, es decir, que se haya cumplido con toda la documentación pertinente”, explicó Alemán.

Asimismo, dijo que no es extraño que tantas personas hayan adquirido las modelos Glock 17 en menos de un mes, porque “es una de las más codiciadas porque se trata de un arma profesional. Para los que se inician en el tiro deportivo, su manejo es ágil, es una pistola moderna con un prestigio internacional enorme”.

A la vez negó que su tienda tenga nexos directos con el Ejército de Nicaragua, pues dejó de ser parte del cuerpo castrense desde que entró en vigencia la Ley 510, que ordenó tanto a la Policía como a las Fuerzas Armadas no tener negocios en los que se vendieran armas. “Es una empresa privada de una sociedad integrada por dos personas solamente, así que no hay ninguna relación”, dijo.

Lo mismo señaló el vocero del Ejército, general Adolfo Zepeda, quien dijo que “Tienda ‘Impacto’, fue cerrada por lo que establece la Ley, y clausuró todos sus inventarios y fueron vendidos, y no existe mayor relación entre esa empresa y nosotros”.

“El jefe del Ejército tiene sus aficiones, entre ellas el hipismo, no le gustan mucho los asuntos de armas, así que el hecho de que su esposa tenga su negocio no quiere decir que haya alguna relación”, agregó Zepeda al hablar de los vínculos entre Halleslevens y Alemán.

“Cada cual es profesional y respetamos nuestros propios espacios e independencia, y así a como a mí me encanta bailar o salir a trotar, a mi esposo le fascinan los hípicos, no hay nada que ver de una cosa con la otra”, dijo por su lado Ligia Alemán.

Acusados de coautores de crimen organizado

Rosario Ibarra Padilla, juez Primero de Audiencias de Chinandega, dictó prisión preventiva contra el guatemalteco Alvarado y contra el nicaragüense Róger Monge, acusados de coautores de crimen organizado por la Fiscalía.

La acusación fue interpuesta por Edwin Urcuyo, Fiscal Auxiliar de Chinandega, quien expuso que Róger Javier Monge Fajardo usó diversas modalidades, como la adquisición directa y ventas de armas y municiones de primera calidad al guatemalteco, quien las sacaba clandestinamente en compartimientos dentro de vehículos rumbo a su país a través de la ruta internacional El Guasaule.

El pasado jueves, efectivos policiales incautaron al guatemalteco 17 pistolas Glock de distintos calibres 9 milímetros, 44 y 45; un rifle marca Luger calibre 24 con mira telescópica, y 627 proyectiles calibre 5.56 que trasladaba a bordo de la camioneta Mazda, gris, placas P-319BZN, rumbo a Guatemala. La detención ocurrió a las siete de la mañana del jueves 29 de enero en el kilómetro 189 del Empalme de Villa Nueva carretera Chinandega-Somotillo.

La Glock 17

El modelo Glock 17 (G17) fue la primera pistola diseñada y fabricada por la compañía austriaca Glock. Se caracteriza por su recámara bloqueada, retroceso corto, un cargador de mayor capacidad estándar (17 cartuchos) y una velocidad de fuego alta. Utiliza un cañón modificado del sistema de seguro Peter/Browning. El G17 fue mostrado por primera vez a inicios de los 80 para los entrenamientos del Ejército Austriaco. Entró en servicio con el nombre de P80.

A diferencia de otras pistolas, el G17 y los demás modelos Glock han sido producidos con el mecanismo SAFE ACTION SISTEM (Acción Segura), que es un mecanismo de disparo de semidoble acción (el golpeador queda montado a medias) con un golpeador en vez del percutor y la aguja percutora. Su estructura está rellena de polímero y plástico sofisticado. Tampoco tiene seguros manuales, sino seguros automáticos integrados que la hacen segura de portar; sin embargo, a cambio de la comodidad que es no tener que quitar el seguro antes de disparar, el gatillo de la Glock requiere una gran presión de unos 2.5 kilos, lo cual es una presión muy grande comparada con otras armas.