Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Desde que el Vaticano oficializó la revocación de la excomunión a un obispo que niega el Holocausto, las críticas contra el papa Benedicto XVI, de origen alemán, no se hicieron esperar, principalmente venidas de la indignada comunidad judía y de la mismos católicos a nivel mundial, sin embargo, en Nicaragua la dirigencia católica considera que la respuesta a esta situación no debe “exagerarse”.

Monseñor Rene Sándigo, Secretario de la Conferencia Episcopal, comenta que la revocación, lógicamente, heriría susceptibilidades, sobre todo en el sector judío que resultó afectado con el exterminio de 6 millones de ellos en los campos de muerte, lugares implementados por Adolfo Hitler durante la Segunda Guerra Mundial.

“Antes de que el Papa tome una decisión para concretar una acción oficial, se realiza todo un análisis, por lo tanto el perdón fue una acción meditada. Sin embargo, se está tomando ese momento de forma muy radical y exagerado por analistas que están aprovechando la situación para atacar a la Iglesia”, comenta monseñor, a pesar de que para algunos teólogos, retirar la excomunión a un obispo que niega el Holocausto es chocante e indignante.

Reconciliación amarga

Según el religioso, cuando el Papa perdonó al obispo Richard Williamson, quien públicamente negó la existencia de las cámaras de gas en los campos de concentración destinado al exterminio judío, el sumo pontífice lo hizo dispensando sus errores doctrinales, no por sus posturas personales, las cuales tienen que ser tratadas de forma muy particular. Algo que no debe verse como un impedimento para el acercamiento de la unidad de la Iglesia Católica promovida por el Papa, y que para esto designó a un obispo colombiano.

Dijo esto refiriéndose a las acciones en la búsqueda del acercamiento a la unidad doctrinal y litúrgica con los lefebvrianos, o seguidores de monseñor Marcel Lefebre, el religioso que encabezó a un sector católico cuya controversia con el Vaticano se centró en sus posiciones ultraconservadoras ante el actual ritual de la misa, el ecumenismo, la libertad religiosa y la colegialidad. En el Jubileo del año 2000, éstos pidieron que las excomuniones fueran revocadas para iniciar el camino que les devolviera al seno de la Iglesia.

“Si se trata de una posición personal, no estamos hablando de consideraciones doctrinales profundas para la Iglesia en general, hablamos de posiciones de un obispo que no reconoce la existencia de las cámaras de gas. Recordemos que ya la Iglesia reconoció el Holocausto y las torturas que se efectuaron en aquella época. Ésta es la posición oficial, por lo tanto este perdón no debemos considerarlo una afectación a la postura establecida”, expresó.


Grietas en la fe
Monseñor dijo estar seguro de que la feligresía nicaragüense confía en la infalibilidad del Papa, y que ésta no es una situación que pueda agrietar la fe de los fieles.

Lo anterior fue señalado a pesar de que representantes de la comunidad católica alemana hasta han solicitado la renuncia del Papa, por considerar que han perdido la confianza en él.