•  |
  •  |
  • END

El magistrado Francisco Rosales, Presidente de la Sala Constitucional, considera que existen problemas electorales que se escapan a la materia estrictamente electoral, y por eso la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ha amparado a personas que han recurrido contra el Consejo Supremo Electoral (CSE).

Explicó que la Constitución establece que no hay recursos contra las resoluciones del CSE. Cuando se discutió eso en la Asamblea Nacional, Mariano Fiallos Oyanguren (ex Presidente del Consejo) defendía tal tesis para darle estabilidad jurídica y política al país y que los problemas electorales culminaran en el Consejo. Sin embargo, la CSJ ha tenido otro criterio.

La Corte ha dicho más de una vez que el CSE está equivocado, porque aquí no se trata de un problema estrictamente electoral, y hemos amparado a gente que ha recurrido al Consejo, porque se ha escapado a la materia electoral, dijo Rosales.

Comparó que eso no sucede sólo en Nicaragua, porque en Estados Unidos la Corte fue quien dirimió el fraude que le hicieron a (Al) Gore, y recordó que la Corte pasó contando por más de cinco meses los votos.

Doña Rosa Marina y su marido

Para ejemplificar, citó el caso del diputado Rommel Martínez, quien rompió con el FSLN porque no se acepta su diputación por Masaya, y fue un secreto a voces que al diputado que quedó lo escogió su presidente con 186 votos.

Rosales se refería al caso del diputado del Movimiento de Renovación Sandinista (MRS), Jorge Samper, a quien le otorgó la diputación su esposa, la entonces Presidente del CSE, Rosa Marina Zelaya, con la manipulación de los residuos electorales que la vieja Ley Electoral contemplaba.

El año pasado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en una resolución le dio la razón a Martínez y a otros diputados, que fueron afectados por las autoridades electorales de 1996.

En esas elecciones, sustituyeron a Bayardo Altamirano, de Managua, por un diputado de Chontales, donde el FSLN no sacaba ninguno. En el MRS, el candidato que debió haber desempeñado el papel de representante en la Asamblea Nacional, era Rommel Martínez, sin embargo, Zelaya escogió a su esposo.

Algunos miembros de la oposición han externado la posibilidad de recurrir a la CSJ por lo que consideran un fraude electoral.