elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El embajador estadounidense en Managua, Robert Callahan, descartó autorizar el retorno a Estados Unidos de Maricela Vallejos de Soza, quien fue deportada el pasado 28 de enero y cuyos hijos quedaron en Miami. "Es una cuestión muy penosa, nosotros no queremos que las familias se separen, pero los hijos de Maricela deben regresar a Nicaragua", afirmó el diplomático, tras presidir un acto en un colegio capitalino.

Señaló que "desgraciadamente" la nicaragüense fue deportada, vivió en Estados Unidos de manera ilegal por más de dos años, negando así la versión de la afectada que mantiene haber llegado hacía 12 años. Callahan afirmó que su gobierno necesita que la inmigración sea "legal y ordenada", porque la "inmigración masiva tiene consecuencias no solamente para la economía de Estados Unidos, sino también para la seguridad del país".

Vallejos, de 32 años, fue capturada en diciembre en Miami Florida, sureste, por el Servicio de Inmigración y Aduanas cuando regresaba de dejar a sus hijos en la escuela y estuvo en un centro de reclusión hasta que regresó a Nicaragua. La mujer ha expresado a medios locales que luchará para regresar al lado de sus dos hijos Cecia y Ronald, de 12 y 9 años respectivamente, que intentaron evitar la deportación de su madre haciendo una huelga de hambre y que ahora permanecen al cuidado de su padre, quien también reside ilegalmente en Estados Unidos.

Se estima que mas de millón de nicaragüenses han emigrado en las últimas dos décadas, principalmente a Estados Unidos y Costa Rica, debido la pobreza y los pasados conflictos armados en el país.