Edgard Barberena
  •  |
  •  |
  • END

El alcalde de Managua adelantó lo que será el espíritu de su administración durante los cuatro años de su mandato: solicitó la autorización de casi 100 millones de córdobas, pero sin pasar por los controles establecidos por la Contraloría General de la República.

Por su parte, la bancada del PLC, según adelantó Leonel Teller, considera votar en contra de la solicitud de Argüello al Concejo. El ex campeón quiere una contratación bajo el régimen de materias excluidas de la Contraloría General, por la suma de 96 millones 654 mil 870 córdobas para la ejecución de 46 obras municipales, el alquiler de maquinaria y transporte pesado.

“Es difícil que nosotros aprobemos solicitudes millonarias del alcalde, cuando aún el traspaso de la comuna no ha sido completado, están pendientes muchas cosas, tenemos todavía muchas preguntas sin responder sobre fondos presupuestados para 2009 que son para beneficio de los managuas”, añadió Teller.

El concejal rojo también dijo que aún no se ha constituido la Comisión de Supervisión de Licitaciones para así garantizar la transparencia, uso, manejo y destino final de los impuestos que pagan los managuas.

Además, está pendiente que la Alcaldía envíe a la Contraloría General de la República información que solicitó el ente fiscalizador sobre un préstamo personal de un millón 800 mil córdobas que Alexis hizo a la comuna cuando era vicealcalde, en tiempos de la administración de Dionisio Marenco.

Una serie de interrogantes llevará la bancada del PLC al alcalde Argüello durante la primera sesión ordinaria del Concejo prevista para este 10 de febrero, durante la cual la oposición le pedirá al edil que aclare si ya completó la elección de los funcionarios que hacían falta en el ayuntamiento.

Aunque en el Concejo los sandinistas tienen mayoría, los liberales sólo están de acuerdo en un punto de la agenda de la primera sesión ordinaria de la gobernatura municipal, como es votar a favor por el cambio de modalidad y cumplimiento del convenio colectivo de los trabajadores de la Alcaldía en lo concerniente a uniformes, botas y zapatos, por ser un beneficio de los empleados de la comuna.