Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La población nica va a paso de tortuga en términos de prevención del cáncer, lo que hace difícil lidiar con la enfermedad, según advirtió la jefa del Servicio de Oncología del Bertha Calderón, Indiana Talavera, en el Día Mundial de Lucha contra el Cáncer, que se celebra anualmente el 4 de febrero.

En el hospital descrito, según la experta, se atienden al mes 30 nuevos casos de cáncer de mama, y entre 50 y 60 nuevos casos de cáncer cérvico uterino en niveles que no aseguran la sobrevivencia. La mayoría de las pacientes es mayor de 45 años.

Talavera ejemplificó que el 70 por ciento de las mujeres se atienden cuando tiene el cáncer en estado avanzado, “en la etapa tres y en adelante”, recalcó. En esas situaciones sólo cabe, de acuerdo con la especialista, recetar quimioterapia y radioterapia.

Cada ciclo de este tratamiento conlleva un gasto “estratosférico”, aunque no es la paciente la que asume el costo, sino el Ministerio de Salud (Minsa). “Hablamos de que un ciclo cuesta entre 500 y mil dólares, y a cada paciente generalmente se le dan seis ciclos”, expuso.

Las medidas

“La población, lamentablemente, tiene una repuesta lenta con el cáncer. Y no toma en cuenta que si se detecta a tiempo se pueden salvar vidas. Nosotros desde el Minsa ya tenemos en marcha la estrategia de prevención del cáncer, que incluye una serie de medidas… pero necesitamos que todos abonen a esta lucha”, reiteró.

La estrategia incluye capacitaciones sobre prevención y detección del cáncer a médicos que brindan atención en centros y unidades de salud. Así como la dotación de equipos para ese fin, además de una serie de medidas para llevar una vida sana.

En el cáncer de mamas “sugerimos a las mujeres realizarse un autoexamen en las mamas una semana después de que le ha pasado la menstruación y esto deben hacerlo durante toda su vida”, apuntó la experta.

Además, “deben hacerse la mamografía después de los 40 años o cuando su médico lo indique. Si las mujeres en su autoexamen se encuentran una pelotita, o notan sus senos con secreciones, enrojecidos o duros deben acudir a la unidad de salud”, añadió.

Cuando las mujeres están en la menopausia, también deben planificar un día al mes para palparse las mamas. “Pueden hacerlo los 4 de cada mes”, indicó la funcionaria.

En el caso del cáncer cérvico uterino planteó que toda mujer que ya tiene vida sexual debe practicarse “religiosamente” el examen del papanicolau una vez al año. Aparte de eso, aconsejó evitar el tabaco, hacer ejercicios, comer verduras y vegetales.

No esperan

La jefa del Servicio de Oncología del “Bertha Calderón”, Indiana Talavera, comentó que no hay lista de espera quirúrgica en Oncología. “Las mujeres que requieren cirugía son operados quince días después del diagnóstico, no esperan, sólo se someten a estudios pre-operatorios y se intervienen”, destacó.

En el hospital se mantienen usualmente 60 pacientes en cama, y en consulta externa a diario oscila entre 100 y 120 mujeres. “La mayoría de pacientes provienen del Norte, Occidente y del Atlántico del país”, señaló Talavera.

Eso tiene que ver con aspectos de accesibilidad y culturales. “Ellas viven en lugares alejados, tienen mitos, los esposos no las dejan hacerse el papanicolau o ellas por pudor no se lo hacen”, explicó.