•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |

Alrededor de 80 vehículos pesados que se encuentran apostados frente a las instalaciones de la refinería de la petrolera Esso Standard Oil, cerca de la cuesta “El Plomo”, han obstaculizado la entrada y salida de las pipas que llevan combustibles a las gasolineras y plantas generadoras de energía eléctrica del país.

Marvin Pomares, directivo del Instituto Nacional de Defensa del Consumidor, Indec, acompañado de otros transportistas de la Asociación de Transporte de Nicaragua, ATN, y de la Comercialización de Transportes Unitarios de Nicaragua S.A., Cotunsa, prometieron plantar unos 200 camiones de carga frente a la Esso para demandar que las petroleras bajen los precios de los combustibles y exigen que los fijen en correspondencia con el precio internacional del petróleo. A eso de las siete de la mañana empezaron a llegar los primeros cabezales, y antes de las 10:30 de la mañana se contabilizaban alrededor de 80 transportes de carga colocados a lo largo de la carretera obstaculizando la entrada y salida de vehículos a la refinería de la Esso, de las oficinas de la Shell de Nicaragua S.A. y de la principal envasadora de gas licuado en el país, Tropigás, ubicada a pocos metros.

Efectivos policiales se presentaron al lugar para evitar cualquier tranque que impidiera la libre circulación en la carretera. Sin embargo, fue imposible impedir que los cabezales se estacionaran en un tramo de un kilómetro y medio en el costado sur de la carretera.

El gerente general de la Esso, Joaquín De Magalhaes, ha manifestado que los transportistas “están en su derecho de protestar”, pero les solicitó que permitan la libre circulación de las pipas que transportan combustible, para evitar que haya problemas de seguridad con el producto, de distribución a las estaciones o de un apagón por falta de búnker.

Van para Asamblea
Mientras tanto, los directivos del Indec y de los transportistas se disponen para salir en caravana hacia las instalaciones de la Asamblea Nacional y demandar la aprobación de una ley que nacionalice la importación de los hidrocarburos, así como sugerir la intervención directa del Estado.

Sin embargo, altos funcionarios del gobierno han dicho que Nicaragua ya tiene convenios directos con la Esso, al recordar que más de un 70 por ciento de las importaciones de petróleo y sus derivados vienen de Venezuela, cuyos  beneficios económicos para el Estado se desconocen.