Gustavo Álvarez
  • |
  • |
  • END

La Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua, Conagan, exigió ayer a las autoridades nicaragüenses que demanden ante los gobiernos de Honduras y Costa Rica una compensación comercial por los daños que les están ocasionando las trabas que están imponiendo a la entrada de carne nica.

“Las acciones proteccionistas que están llevando a cabo estos países (Honduras y Costa Rica) violentan el Tratado de Integración Centroamericana y del libre comercio, y nos conducen a una confrontación comercial, inconveniente e innecesaria para nuestras economías...”, expresa un comunicado de los ganaderos hecho público ayer.

En el pronunciamiento, la Junta Directiva de Conagan señala que las trabas no arancelarias a la carne nicaragüense implica gastos extras considerables y pérdida de competitividad, “por lo que exigimos enérgica y urgentemente a las autoridades competentes de Nicaragua demandar la compensación por los daños que están provocando estas prácticas a la actividad ganadera de nuestro país”.

Excesivos análisis

Honduras, y en menor proporción Costa Rica, está aplicando excesivos análisis a la carne bovina nicaragüense, alegando que está tratando de evitar que entre producto contaminado, por la supuesta devolución que recientemente hizo Estados Unidos de producto con bacterias.

Pero los ganaderos nicaragüenses señalan que son excusas para proteger a los ganaderos de sus respectivos países.

Exigen exámenes que ya no se practican

René Blandón, Presidente de Conagan, organismo que aglutina a todas las organizaciones ganaderas e industrias del sector pecuario, dijo que las autoridades de los países vecinos están haciendo exámenes que normalmente no se practican en otros mercados a las carnes selectas, lo que les está ocasionando mayores costos.

Aunque no supo precisar de cuánto es la pérdida que hasta el momento les han ocasionado estas trabas, consideró que es cuantiosa, porque cobran a un contenedor, hasta 80 centavos dólar por libra por estadía para practicar exámenes, algo que no está previsto en los gastos.

Dijo que el producto tiene que llegar más caro al consumidor y al final se produce un efecto dominó, porque el problema de los mataderos termina recayendo en los ganaderos.

Blandón dijo que quieren llamar la atención del gobierno nicaragüense porque los países vecinos están violentando el libre comercio, mientras ellos introducen aquí grandes volúmenes de productos sin problemas y no es posible seguir pasivos ante esta situación.

Recientemente, Oscar Alemán, asesor económico del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, demandó al gobierno bloquear la entrada de cigarrillos y aceite comestible de Honduras, para obligarlos a quitar las trabas a la carne.

Blandón afirmó que las autoridades nicaragüenses les dicen que el problema ya se solucionó, pero en la práctica las trabas persisten, y eso los tiene preocupados.

Parar productos de vecinos

Daniel Núñez, fiscal de Conagan, dijo que la única medida que resolverá el problema es parar los productos ticos y hondureños que son de importancia en las exportaciones que hacen a Nicaragua.

El productor enfatizó que las trabas a los productos nicaragüenses son un problema constante que han enfrentando por muchos años y tiene que haber reciprocidad hacia esos países.

Enfermedad se erradicó

Explicó que en el caso de la bacteria que alegan los vecinos, apareció en carne de Nicaragua, Honduras y Costa Rica, pero que el caso se solucionó hace cinco meses, sin embargo, ellos se valen de eso para impedir la entrada del producto nicaragüense.

Núñez recordó que el problema de la traba a la carne también lo han enfrentado con Panamá, donde actualmente no están exportando, a pesar de haber firmado un Tratado de Libre Comercio, TLC y México, hacia donde sólo se venden despojos y vísceras, mientras ellos se llevan el ganado en pie para industrializarlo.

Dijo que mientras los mexicanos impiden la entrada de carne industrializada de Nicaragua, aquí les permitimos a empresarios mexicanos que vengan a engordar 50 mil novillos para llevárselos a su país.

En días pasados, el ministro de Agricultura y Ganadería de Honduras, Héctor Hernández, reconoció que las trabas a la carne bovina de Nicaragua es para beneficiar a los productores de su país, según información que apareció en el diario hondureño La Tribuna.