Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Un milagro. Eso es lo que esperan los familiares de los cinco pescadores de Jiquilillo, perdidos en las aguas del Pacífico. Con la mirada siempre fija en el mar, las madres, esposas e hijos piden al Creador que regresen con vida. Las oraciones se elevan al cielo, pero aún no hay respuesta.

A pocos metros del mar, sobre los árboles, han colgado hamacas. Los habitantes están atentos a cualquier eventualidad. Ramón Campos, también pescador, afirmó que es difícil que regresen con vida, pues iban en una chalupa y sin flotadores.

Mañana martes, los hermanos Sergio, Mario y Miguel Ángel Rivera Jirón, además de Tomás Espinoza Escalante y de Félix Tomás Rojas Herrera, cumplirán una semana de desaparecidos, lo cual deja pocas posibilidades de que regresen a salvo.

Mantienen esperanzas

Daysi Rivera, hermana del joven Félix Tomás Rojas Herrera, dijo a EL NUEVO DIARIO que “sólo Dios decidirá si regresan con vida”. Su voz en el teléfono se escucha fortalecida, las plegarias mantienen con esperanzas a estas humildes familias.

“La Naval envió una lancha, esperamos que regresen con buenas noticias”, dice Rivera. Comentó que los pescadores han salido a buscarlos, pese a que los vientos permanecen sobre la región y que se prohibió la navegación.

“Somos gente pobre, no tenemos recursos, sin embargo, todo el pueblo ha colaborado con nosotros. Sólo en combustible hemos gastado como dos barriles, no nos queda más que pedir y seguir con la búsqueda”, relató Rivera.

Condiciones marítimas adversas

Ramón Campos agregó que las condiciones en el mar están difíciles, y que la embarcación en que iban los pescadores era débil. “Nuestra esperanza es que podamos recuperar los cuerpos, queremos darle cristiana sepultura, despedir a nuestros amigos”, dijo el pescador.

El capitán de Navío, Juan Francisco Gutiérrez, declaró que “hay pocas posibilidades de que se encuentren con vida, pero que la búsqueda se mantiene”. Indicó que se colocado tres guardacostas, tres lanchas rápidas y personal de infantería en distintas playas.

“Sabemos que las familias esperan un regreso, pero las condiciones marítimas son adversas. La dirección que arrastra la corriente es hacia el noreste, buscando El Salvador, Guatemala y México, por eso estamos en contacto con esos países, sin embargo no se ha dado respuestas”, afirmó Gutiérrez.

Además, dijo que a esta institución se le están acabando los recursos y que pronto no tendrán capacidad para continuar la búsqueda. “Los familiares pensarán que no estamos realizando nuestra labor, pero hemos gastamos alrededor de 60 galones de combustible por hora y los pescadores están perdidos desde el martes”, señaló el Capitán de Navío.

Iglesia reza por náufragos

Mientras tanto, el Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, envió un mensaje de paz y esperanza a la familia de estos cinco pescadores. “Son hombres que salen a buscar el pan nuestro de cada día, entre ellos un joven de 19 años, con toda una vida por delante”, dijo el prelado
Agregó que la Iglesia está solidaria con esta familia. “Pedimos a Dios que acompañe las esperanza de estas familias. Esperemos que estos hermanos sencillos, pescadores de Jiquilillo, regresen con bien a sus casas”, expresó Brenes.