Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

GUATEMALA / AFP / Redacción Central
La entrega de licencias para portar armas de fuego catalogadas como ofensivas fue suspendida por el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, mientras se revisa las que fueron autorizadas hasta el viernes pasado.

"Hay tres mil armas ofensivas registradas como deportivas, por lo que a partir del lunes empezará el proceso para su revisión", afirmó el mandatario a medios locales, al participar del programa Gobernando con la Gente, en Escuintla (sur).

En tanto, el ministro de Defensa, Abraham Valenzuela, explicó que se autorizará la portación de sólo un arma por persona hasta calibre 45 milímetros, y señaló que se cancelarán las licencias cuando las armas ofensivas figuren como deportivas.

Hasta nueva orden

"Las solicitudes de licencias para portar este tipo de armas (ofensivas) serán suspendidas temporalmente hasta nueva orden, por lo que el Departamento de Armas y Municiones (Decam) paralizará los trámites hasta que sea verificado el uso que tienen las autorizadas", detalló Valenzuela.

En Nicaragua, la detención del guatemalteco Persi Alvarado Villagrán, quien pretendía trasladar 17 pistolas Glock 17 a su país de origen, dejó al descubierto los frágiles controles que se tienen respecto al mercado local de armas.

Varios ciudadanos consultados coincidieron en que los controles para adquirir una segunda o tercer arma deben ser muy estrictos, sobre todo si se toma en cuenta el pasado bélico de la nación, con una revolución, una guerra civil y luego las actividades del crimen organizado.

Maximino Rodríguez, Presidente de la Comisión de Defensa y Gobernación de la Asamblea Nacional, indicó que desde hace dos años existe un proyecto de reforma a la Ley 510, la cual presenta serios vacíos. Entre los cambios estaría que los dueños de licencias de armerías tomen medidas que les permitan vender armas cuando sepan muy bien a quiénes les van a vender.