•  |
  •  |
  • END

Mauricio Miranda

Un informe de auditoría interna de la Asamblea Nacional confirmó graves irregularidades cometidas en el proceso de adquisición de máquinas fotocopiadoras en 2006, que ocasionaron un perjuicio económico por casi 400 mil córdobas, dinero que hasta la fecha dicha institución no ha podido recuperar. Según fuentes consultadas por el EL NUEVO DIARIO, el principal señalado por este caso, Jimmy Rafael Avilés Tercero, pudo haber abandonado el país.

El informe de auditoría, fechado el 24 de diciembre de 2008, comprende una revisión a las contrataciones efectuadas con la empresa Comecsa o su representante, Jimmy Rafael Avilés Tercero, y abarca desde el 1 de enero al 31 de diciembre de 2007, incluyendo revisión de operaciones vinculadas con 2006.

En dicho documento se reportan, además, otros siete hallazgos que evidencian contrataciones irregulares, negligencia y confabulación por parte de los mismos funcionarios del Parlamento para beneficiar a la empresa Comecsa.

Policía investiga

Un funcionario de la Asamblea Nacional, mencionado en el informe confesó a END: “Hubo una bandidencia”; por su parte Ramón Cabrales, Director General de Asuntos Administrativos de la entidad reveló que la Policía Nacional ya empezó sus averiguaciones.

De acuerdo con el informe, colgado en el sitio web www.asamblea.gob.ni, Comecsa vendió a la Asamblea nueve equipos de fotocopiadoras marcha Ricoh, modelo Aficio, en el período del 22 de abril de 2005 al 22 de diciembre de 2007, por un monto total de 1 millón 95 mil 112 córdobas con 94 centavos.

Sin embargo, como resultado de la aplicación de los procedimientos de auditoría, se determinó la inexistencia física de tres fotocopiadoras cuyo costo ascendió a 393 mil 398 córdobas con 87 centavos.

Faltan tres fotocopiadoras

“Como parte de nuestro examen, realizamos verificación física de todas las máquinas adquiridas de la marca Ricoh, modelo Aficio, constatándose que los tres equipos de fotocopiadoras correspondientes a estas compras no existen dentro de la institución, ni fueron recibidas conforme los procedimientos formales de compra establecidos”, concluyó la auditoria interna.

Según el informe, el 29 de septiembre de 2006 se emitió el comprobante de pago número 19493 a nombre de Comecsa y/o Jimmy Avilés Tercero por la suma de 127 mil 867 córdobas en concepto de “pago por suministro de un equipo de fotocopiado”.

Dos meses después, el 28 de noviembre, se emitió otro comprobante de pago, con número 20694 a nombre de este mismo proveedor por la suma de 129 mil 137 córdobas por el mismo concepto de compra de fotocopiadora, que sería destinada a la División Financiera de la Asamblea Nacional.

Y el 22 de diciembre de ese mismo año, 2006, se emitió el comprobante de pago número 21389 a nombre de la misma compañía por un monto de 129 mil 552 córdobas, por la adquisición de otra copiadora, asignada en este caso a la División de Recursos Humanos de ese Poder del Estado.

Los auditores en su examen determinaron incumplimientos al control interno institucional y a la Ley y Reglamento General de Contrataciones por parte de los funcionarios integrantes del Comité de Compras que firmaron el Acta de Evaluación y Selección de Ofertas.

Igualmente, identificaron “incumplimiento de los firmantes de los cheques al control interno previo, al no verificar que el proceso previo al desembolso se hubiese cumplido”.

En conclusión, el documento de auditoría interna determinó que estas irregularidades ocasionaron una pérdida económica en perjuicio de la Asamblea por un total de C$ 393,398.87.

Según el documento, se constató que Comecsa o Jimmy Avilés Tercero, quien recibió los fondos de compras, “cambió de domicilio y no pudo ser localizado en su nueva ubicación, y que no se encontraron los bienes de forma física para su verificación”.

Los involucrados en las transacciones como parte ejecutora, y que debieron velar por los aspectos de control interno previo, contable y administrativo son, de acuerdo con el informe: Víctor Rocha Centeno, ex Responsable de la División de Finanzas; Ivania Vargas Robleto, ex Responsable del Departamento de Contabilidad; Julio Villanueva Durán, ex Secretario Ejecutivo de la Asamblea Nacional; y Henry Antonio Hernández, Responsable de la División de Adquisiciones.



Señalado en informe admite:

“Hubo confabulación”


EL NUEVO DIARIO pudo contactar vía telefónica con Henry Antonio Hernández Saballos, Responsable de la División de Adquisiciones de la Asamblea Nacional, y unos de los involucrados en los hallazgos detectados por los auditores sobre las contrataciones con la empresa Comecsa.

El funcionario minimizó su responsabilidad en este caso, y calificó de demasiado “subjetivo” el documento de auditoría interna de la Asamblea Nacional, pero al final reconoció la existencia de “fraude”, “confabulación” y “bandidencia” para beneficiar a Jimmy Rafael Avilés Tercero, en perjuicio de la entidad pública.

“Aparezco mencionado en dos ocasiones porque no apareció un expediente, pero sobre esa situación, quien le puede brindar mayores elementos, es la misma auditoría”, comentó.

“Pero mirá, yo inclusive hice mi refutación y réplica porque aseguran cosas bien subjetivas. Entonces, yo hice mi réplica, porque no es ni técnico ni profesional ni nada por el estilo (el informe). Decir por ejemplo, que si no tenés un expediente, vos sos culpable. Es la mentira más grande del mundo”, añadió.

Funcionario confeso

En la conversación telefónica, Hernández Saballos finalmente admitió: “De hecho hubo una bandidencia, y entonces corrieron como a ocho o a diez personas. Hubo fraude de parte de Contabilidad, y se involucró y se manchó a otros”.

“Hubo sanidad, en cuando a que se dio el ilícito, se corrió a un montón de gente, y bueno, pues, hicieron un informe posterior para sanear todo. ¿Cuánto robó? ¿Cuánto robaste? Aquí está, tanto”, dijo.

¿Qué papel jugó el señor Jimmy Avilés Tercero?

“Él era un vendedor de equipos y se confabuló con algunos de (el área) financiera, y entonces hicieron compras que no entraron. Pero de todos modos hubo fallas en el sistema”.

Antes de continuar con más preguntas, Hernández se excusó diciendo que nos atendería este lunes, y cortó la comunicación.

De acuerdo con Ramón Cabrales, Director General de Asuntos Administrativos de la Asamblea Nacional, el dinero perdido por la transacción con Comecsa o Jimmy Avilés Tercero no se ha recuperado, y el caso ya está en manos de la Policía Nacional.

Indagaciones de EL NUEVO DIARIO confirmaron que la casa ubicada en residencial Bolonia en Managua, donde Avilés Tercero tenía montada la empresa proveedora de equipos de oficina, está deshabitada desde abril de 2008. Vecinos del lugar y otras fuentes señalaron que es posible que el señalado haya abandonado el país.

El presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez Téllez, así como la Contraloría General de la República, se encuentran debidamente informados del contenido de este informe de auditoría interna del Parlamento, según el mismo documento.