•  |
  •  |
  • END

LEÓN

El Consejo Universitario de la UNAN-León anunció que este lunes aplicará sanciones severas a supuestos estudiantes de UNEN, que el pasado viernes seis de febrero se tomaron las instalaciones del edificio central, y, posteriormente, protagonizaron una guerra campal contra otro grupo perteneciente al Movimiento Estudiantil, CUUN-León.

La toma del edificio puso en riesgo la integridad física de estudiantes, docentes, trabajadores y funcionarios que se encontraban en sus labores cotidianas.

Además, el enfrentamiento ocasionó la destrucción de la infraestructura, equipos y mobiliario de la universidad: se quebraron puertas, ventanas, sillas y mesas que fueron ocupadas como escudo entre los supuestos estudiantes.

La doctora Flor de María Valle, Vicerrectora Académica de la UNAN-León, dijo que la toma del edificio de la universidad se presentó primero como una situación pacífica, pero durante el desalojo se fueron caldeando los ánimos y se tornó violenta.

“Al tratar de salir con un grupo de trabajadores y de estudiantes, me aventaron y me lesionaron el tobillo”, dijo la funcionaria, quien confirmó que después de los hechos vandálicos en la universidad, el Consejo Universitario se reunió de emergencia para convocar este lunes a las nueve de la mañana a una sesión extraordinaria, para analizar la situación ocurrida, expresó.

También destacó que la violencia entre universitarios genera desestabilización y provoca angustia entre los estudiantes, trabajadores y sociedad en general, pero que al final, la universidad logrará tener el control de la situación.

“Estamos preparados para enfrentar este tipo de situación promoviendo el diálogo y rechazando la violencia, porque todos tenemos que actuar co responsabilidad”, señaló.

CUUN responsabiliza a UNEN-Nacional

A través de un comunicado, la dirigencia estudiantil del CUUN responsabilizó de los hechos vandálicos, a César Pérez, Presidente de UNEN-Nacional, a quien señalan directamente de haber manipulado e incitado a supuestos estudiantes, que en ocasiones anteriores se han visto involucrados en actos similares, y que además han sido expulsados de la UNAN-León.

En el escrito, la dirigencia del CUNN aclaró que no fue el actor de los hechos de violencia, sino que todo lo contrario, salió en defensa del Sitio Histórico que constituye el Paraninfo de la UNAN-León, que estaba siendo destruido a lo interno junto a oficinas de las distintas dependencias, por miembros de UNEN-Nacional.

El comunicado pide al Consejo Universitario que investigue los hechos y castigue a las personas que resulten involucradas. Además, lamentó las agresiones físicas cometidas contra funcionarios, trabajadores y estudiantes de la universidad.

Por su parte, la dirigencia de UNEN-León, sostiene que los daños a la infraestructura de la UNAN-León, fueron hechos por estudiantes identificados con el CUUN, y por pandilleros que fueron pagados para destruir desde las afueras del edificio las puertas laterales del inmueble, utilizando adoquines, piedras y garrotes.

Bismark Darce, miembro de UNEN en León, señaló vía celular que ellos no se responsabilizan por los daños ocurridos, y que seguirán emprendiendo “acciones pacíficas” para denunciar a la dirigencia del CUUN a la que señalan de actuar de manera anómala en la entrega de exoneraciones y becas.