•  |
  •  |
  • END

Nicaragua cuenta ahora con un moderno Centro Nacional de Sangre, gracias al apoyo del Gran Ducado de Luxemburgo, que donó la construcción de cinco instalaciones, incluyendo la que ayer se inauguró en Managua, dotadas de la tecnología más moderna proveniente de Europa y de Estados Unidos, para la recolección y el procesamiento de sangre.

La donación de Luxemburgo es por un monto cercano a los 8 millones de dólares, que incluye los bancos de sangre de Managua, Estelí, Matagalpa, Juigalpa, y, próximamente, en León.

El proyecto incluye la capacitación del personal para el Centro Nacional de Sangre en el uso de la nueva tecnología, así como del personal de los hospitales del Ministerio de Salud, Minsa, y el establecimiento de la red de cuartos fríos de los centros hospitalarios para mantener la calidad del vital componente.

José Luis Fernández Tonda, coordinador técnico del proyecto de Lux-Development, agencia de cooperación de Luxemburgo, dijo que con las nuevas instalaciones esperan que aumente enormemente la capacidad de almacenamiento y la seguridad del procesamiento del plasma.

Explicó que el nuevo Centro Nacional cuenta con un software especializado en gestión de bancos de sangre, que ahorra tiempo y moderniza el sistema.

Agregó que el sistema permitirá garantizar la trazabilidad del tejido fluido, es decir, que cada bolsa que se utilice en un paciente, se podrá determinar con rapidez, de dónde vino, quién la donó y si tenía algún problema, lo que garantizará la calidad de la misma.

Se requieren más donantes

René Berríos, Director del Servicio Nacional de Sangre, dijo que el año pasado se captaron 61 mil donaciones de sangre, pero que a pesar de que el país tiene uno de los mayores índices de donantes, se necesitan más para garantizar las necesidades de los hospitales y las emergencias.

Hizo un llamado a los nicaragüenses a donar el precioso líquido para satisfacer las necesidades hospitalarias y de esta forma ayudar a salvar vidas.

Berríos afirmó que con las nuevas instalaciones de Managua están en capacidad de atender a unos 80 mil donantes y otros 20 mil en Estelí, lo que suman 100 mil samaritanos por año.

Según la presidenta de la Cruz Roja, Leonor Gallardo, la institución cuenta con 25 mil donantes activos y constantes, pero que según la Organización Mundial de la Salud, el país requiere 100 mil al año, para garantizar las necesidades hospitalarias y las emergencias.

A pesar de eso, dijo que la Organización Panamericana de la Salud, OPS, hace dos años reconoció a Nicaragua entre los cinco países de América Latina con el mayor índice de donaciones.

El ministro de Salud, Guillermo González, expresó que el proyecto de ampliación de la capacidad del banco de sangre coincide con algunos planes del Ministerio de Salud, como el aumentar el 20 por ciento las cirugías para este año.

Por su parte, Jean-Paul Senninger, Embajador del Gran Ducado de Luxemburgo, manifestó que la cooperación para este proyecto es un símbolo de solidaridad entre dos pueblos pequeños unidos para salvar vidas.