•  |
  •  |
  • END

La segunda víctima mortal de las fuertes corrientes de viento se registró ayer, cuando el rivense Hermógenes Lisandro Saldaña Mendoza falleció electrocutado. Esto ocurrió mientras se encontraba el cadáver de Manuel Salvador Artola Cano, de 18 años, cuatro días después de que su padre lo vio hundirse bajo en las aguas del lago Cocibolca, luego que el viento volcó su pequeña embarcación.

Las fuertes ráfagas de viento que azotan el departamento de Rivas, ocasionaron de manera indirecta la muerte de un ciudadano que habitaba en la comarca El Carrizal, del municipio de San Juan del Sur, quien falleció de manera instantánea tras recibir una descarga eléctrica.

La víctima, de 36 años, se encontraba desayunando en su casa, y de manera repentina los fuertes vientos “mecieron” el sistema eléctrico de la zona, provocando chispas. Saldaña Mendoza, al ver que su casa corría peligro, procedió a bajar la palanca, y recibió una descarga que lo privó de la vida. La tragedia ocurrió el sábado, y los restos de la víctima fueron sepultados en San Juan del Sur el domingo.

Marinos siguen desaparecidos

Mientras tanto, el marino de Laguna de Perlas y los de Jiquilillo continúan desaparecidos desde la semana pasada, y representantes de Defensa Civil descartaron los rumores de que estos últimos habían sido encontrados en territorio marítimo mexicano.

Según el teniente coronel Gilberto Narváez Moreno, segundo jefe de Defensa Civil, el joven Artola Cano, junto a su padre, fueron víctimas de los fuertes vientos que por varios días azotaron la región. Juan Manuel Artola, el papá, logró ser rescatado con vida, pero luego de su búsqueda, ayer en horas de la mañana el cuerpo de su hijo fue encontrado en el malecón de las costas del lago, exactamente al frente del restaurante Boricua, del centro turístico de Granada.

Rigoberto Guerrero, oficial de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Nicaragua (ABVN), en Granada, dijo que el cadáver, después de cuatro días, estaba lógicamente en descomposición, y se determinó que la causa de la muerte fue ahogamiento por sumersión. Por su estado fue sepultado de inmediato. Señaló que originalmente hubo una confusión con el nombre del fallecido, quien primero fue identificado como Juan Manuel Bonilla, por Defensa Civil, sin embargo, la identidad correcta de la persona fallecida es Manuel Salvador Artola Cano.

Por otra parte, el oficial de Defensa Civil comentó que durante la mañana de ayer se manejó el rumor de que los 5 pescadores de Jiquilillo --José Tomás Escalante, los hermanos Mario, Sergio y Miguel Rivera, además de Félix Tomás Rojas—habían sido encontrados en aguas mexicanas y estaban graves en un hospital de aquel país.

“Sin embargo, cotejamos la información con la Fuerza Naval del Pacífico, con la Dirección de Relaciones Exteriores, y hablamos con la hermana de uno de los marinos desaparecidos, quien negó que sepan algo al respecto. La información vino de un coordinador comunal, lo cual oficialmente queda desestimado”, expresó el segundo jefe de Defensa Civil.

Andrea Rojas, hermana de Félix Rojas, uno de los 5 marinos desaparecidos desde el martes pasado, comentó que consideran la posibilidad de que ellos pudieran haber llegado a la zona marítima de México, lo que aparentemente reprodujo el rumor de que habían sido encontrados allá.

“Llamamos a Managua para saber de esto, pero la respuesta fue negativa. Nadie conocía nada y la información fue descartada”, expresó Andrea, quien no pierde las esperanzas de que un barco haya podido encontrarlos y que regresen con vida a sus hogares. Por eso dijo que no escatimará esfuerzos y está recolectando dinero para viajar a El Salvador, donde la Fuerza Naval está apoyando en la búsqueda. Por esto pide ayuda a quien pueda proveerla, y solicita que se comuniquen al número 9927045. Ella considera más probable que por las corrientes marítimas, después de tantos días, puedan haber sido arrastrados hasta aquellas costas.

El otro marino desaparecido es Ronald Cayasso, de 57 años, quien zarpó a las 5:30 de la mañana del miércoles de Laguna de Perlas hacia Marshall Point, y nunca llegó a su destino. Hasta el momento tampoco hay noticias de él.

El teniente coronel Narváez señaló que según los pronósticos del tiempo, la velocidad del viento se redujo a un promedio de 30 a 45 kilómetros por hora, en comparación con las velocidades de la semana pasada, cuando se registraron vientos de hasta 55 kilómetros por hora.

Sin embargo, las precauciones se mantienen para las embarcaciones de poco calado en ambos litorales, mientras en el lago se autorizó la salida del ferry, con la condición de que haya control en el peso de su carga. Igual autorizaron la salida de aeronaves, que deben tomar todas las precauciones posibles.

Casas sin techos y grandes incendios

La temporada de vientos fuertes que se intensificó la semana pasada dejó como saldo a nivel nacional 134 viviendas con desprendimiento de techos, y en los últimos tres días los incendios forestales devoraron 3,500 manzanas de bosques y pastizales.

Sin electricidad

A causa de los vientos, también varias zonas de Rivas se encuentran sin electricidad desde el tres de febrero, lo cual ha provocado el descontento de pobladores del sur de los barrios La Puebla, La Bolsa, Las Delicias, Tronco Solo y Nancite Dulce.

Los habitantes afectados emitieron ayer una misiva a la gerencia de Dissur-Rivas, en la que manifiestan el descontento por estar en la oscuridad durante cinco días, sin que la institución les dé respuesta inmediata.

Igual problema tienen los habitantes de Río San Juan, quienes se quejan de los cortes diarios de hasta 12 horas que se han aplicado en los últimos cinco días. Esto ha dejado grandes pérdidas al comercio local, principalmente a las pulperías y carnicerías, asimismo, a la empresa de telefonía celular Movistar.

La comunidad ha solicitado que se dé una explicación de lo que ocurre con el servicio de la energía eléctrica, sin embargo no han tenido respuestas.

Ellos no son los únicos

Al menos 6,352 clientes de Unión Fenosa, en el departamento de Río San Juan, permanecieron más de 12 horas sin el servicio de energía, desde las 5:31 de la mañana de este lunes, debido a una falla en las redes de transmisión eléctrica, que se originó producto de los fuertes vientos, según informaron funcionarios de la empresa española y de la estatal Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel).

Hazel Gutiérrez, divulgadora de Enatrel, dijo que lo que provocó el corte en varios lugares de Río San Juan fue producto de un disparo en la línea de transmisión L 6110 Acoyapa-San Miguelito, ocasionado por los fuetes vientos.

Hasta la tarde ayer, cuadrillas de Enatrel, sin éxito, buscaban la falla en la línea, mientras que miles de clientes de las zonas de San Miguelito, San Carlos, El Castillo, Morrito y sectores aledaños, estaban sin fluido eléctrico.

(Con la colaboración de Tatiana Rothschuh y Nery García)