Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

El procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, aseguró que su institución está aplicando medidas de austeridad y ahorro como parte de las acciones para confrontar el impacto de la crisis financiera internacional en el presupuesto de la nación.

A pesar de esto, debido a la naturaleza de su trabajo, la institución continuará laborando de 8 de la mañana a 5 de la tarde, aplicación que se revisará en abril. Además, la institución realizó cuatro nuevas contrataciones para el sector de recepción, Recursos Humanos, en compras, y la encargada de la fotocopiadora, lo cual está violentando el decreto presidencial, de congelar las plazas vacantes existentes por los tres primeros trimestres de 2009.

Según Cabezas, no todas las contrataciones las paga la institución, ya que algunos puestos son pagados por donantes con la cooperación financiera a los proyectos de la Procuraduría de Derechos Humanos.

Cabezas mencionó que este año se había considerado la aplicación de un incremento salarial del 7 por ciento para los empleados que devengaran menos de 20 mil córdobas, sin embargo, con las medidas, esto se descartó. El procurador también dijo que regularán la utilización del parque vehicular.

Entre otras acciones de ahorro, se estableció que únicamente el despacho del procurador tendría acceso para llamadas a teléfonos celulares, y sólo a los delegados territoriales se les entregará tarjetas para sus teléfonos celulares.

Prohibieron el financiamiento de cualquier tipo de evento en hoteles, salvo que sean donaciones. Sólo el procurador Cabezas podrá hacer viajes al extranjero, a no ser que él designe a un acompañante.

También se considera la optimización de los materiales y equipos de oficina, asimismo, el uso racional del agua y de la energía eléctrica.

Según esta disposición, quien incumpla caerá en falta grave y se le aplicarán sanciones administrativas.