•  |
  •  |
  • END

JIQUILILLO, CHINANDEGA
Después de una semana de la desaparición de cinco pescadores a bordo de la lancha “Salmo 21”, familiares de éstos siguen aferrados a un milagro para que aparezcan vivos, aunque la búsqueda de pescadores y de miembros de la Fuerza Naval ha sido infructuosa.

Cada vez que lanchas de pescadores regresan de su faena aprovechando que los vientos han disminuido, parientes de Sergio Alexis Jirón, de Mario Antonio y de Miguel Ángel Rivera Jirón, de 28, 26 y 23 años, respectivamente; de José Tomás Espinoza Escalante, de 37 años, y de Félix Tomás Rojas Herrera, de 19, salen desesperados a conocer alguna información, pero no encuentran rastros.

Roberto Muñoz, veterano pescador y cuñado de Espinoza Escalante, dijo que desde la tarde de la desaparición han buscado incansablemente a los cinco pescadores en las playas de Los Zorros, Padre Ramos, Jiquilillo y el Golfo de Fonseca, pero “el mar se los tragó”.

“Hemos entrado a setenta millas náuticas (100 kilómetros) en dirección al sitio Japón, pero no hallamos absolutamente nada, estamos desesperados, aunque no perdemos las esperanzas de que hayan sido rescatados por una embarcación, porque la ruta que tomaron ellos es la misma de los barcos hacia el Golfo de México”, dijo con tristeza.

Presiente que están vivos

La anciana Ana Julia Escalante, quien alzó sus brazos frente al Océano Pacífico pidiendo que el mar regrese a su hijo José Tomás, y a los otros cuatro pescadores, dijo que presiente que están vivos porque la esperanza es lo último que se pierde.

“Estas noches han sido de pesadilla, no duermo orando a Dios que los regrese a casa. Así como el Señor me curó de una enfermedad, de igual manera me hará otro milagro”, dijo la adolorida progenitora.