•  |
  •  |
  • END

La mayoría de nicaragüenses están más pobres hoy que hace dos años, al haber experimentado una reducción del 16.3 por ciento en el valor real del salario, expresó el economista José Luis Medal, basándose en las estadísticas del Banco Central de Nicaragua, BCN.

El economista también proyectó menos puestos de trabajo para este año, porque según las proyecciones hechas por el gobierno sobre la generación de empleo y el número de jóvenes que entrarán a la Población Económicamente Activa, PEA, se puede deducir que en 2009 habrá 70 mil nuevos desempleados.

En una comparecencia en un programa de Radio Corporación, Medal explicó que el salario nacional real (ajustado a la inflación) promedio en 2006 era de 1 mil 647.6 córdobas, y a junio de 2008 llegó a 1 mil 378 córdobas, según datos del BCN. El salario nominal (sin quitar la inflación) ronda los 5 mil 382 córdobas promedio nacional.

El economista dijo que este mismo golpe lo están sufriendo los pensionados, a quienes supuestamente se les ajustó la pensión en un 5 por ciento, pero han perdido más del 30 por ciento de la capacidad de compra con la inflación de los dos últimos años.

“Hay 80 mil pensionados del Seguro Social que hoy son más pobres que hace dos años”, subrayó, a la vez que señaló que se siguen utilizando a discreción los recursos de los asegurados.

En caída libre

Basándose en las mismas cifras del BCN, Medal indicó que el salario real promedio de los trabajadores en 1994 era de 1 mil 201 córdobas, y en diciembre de 2006 llegó a 1 mil 647 córdobas.

“Es decir, que con los llamados gobiernos neoliberales, el salario real aumentó, y con este gobierno --que sigue siendo neoliberal en muchas de sus políticas económicas--, el salario real está bajando. ¿Dónde está el beneficio para los más pobres?”, se preguntó.

Desempleo aumentará

Para el economista, las proyecciones que hace el gobierno sobre la generación de empleo también son irreales, porque hablan de crear 40 mil puestos de trabajo para este año, pero al mismo tiempo, entrarán 110 mil jóvenes al mercado en busca de una plaza, lo que significa que habrá 70 mil nuevos desempleados que tendrán que emigrar a Costa Rica, a Estados Unidos o a cualquier otro país.

“No son las familias de los altos funcionarios del gobierno los que tienen que emigrar, esos andan incluso en aviones privados”, expresó.

Dijo que se menospreció el monto en recursos que cortaron los países cooperantes al Presupuesto de la República, porque para quienes viven como millonarios en Nicaragua, eso son migajas, pero para los pobres esa ayuda extranjera es valiosa.

Crisis mundial no es el problema

Para Medal, el gobierno está en problemas financieros no por causa de la crisis económica mundial, sino porque se peleó con la comunidad cooperante y perdió la posibilidad de integrar en el Presupuesto de la República 1 mil 200 millones de córdobas para el gasto público, que está provocando que haya menos dinero para las escuelas y la salud de las personas.

El problema financiero también lo tiene el gobierno porque no quiere integrar en el Presupuesto de la República la cooperación venezolana, que significan recursos que se podrían presupuestar, pero que prefieren utilizarlos de manera discrecional, según Medal.

Otro aspecto que el economista considera que afecta las finanzas del país, es que no se ejecuta como se debe el Programa de Inversión Pública, que siempre enfrenta un alto nivel de sub ejecución, porque tenemos funcionarios con criterios políticos, en vez de técnicos, lo que provoca una elevada ineficiencia.

Austeridad sólo en papel

Las medidas de austeridad anunciadas por el gobierno no son muy creíbles para Medal, quien recordó que el ex presidente Arnoldo Alemán apareció en un acto público cortando las tarjetas de crédito con una tijera, pero que a la vez se convirtió en el símbolo de la corrupción en Nicaragua.

Se preguntó si la austeridad que el gobierno dijo que implementará, incluye la racionalización de los salarios para todo el Estado, incluyendo diputados y magistrados.

“Hay que ver las cosas reales: ¿se van a seguir utilizando aviones que cuestan 150 mil dólares para viajes al exterior? ¿Se van a reducir los gastos suntuarios dentro del Estado? ¿Va a haber control de vehículos del Estado que andan circulando libremente? ¿Va a haber una ley de regulación de los salarios dentro del sector público?”, fueron las interrogantes hechas por el economista, pero que sólo podrá responder el gobierno.