•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A las 2:55 de la tarde del miércoles 11 de febrero, al menos dos versiones extraoficiales del Estado han confirmado la renuncia del director del emblemático programa social del gobierno, Hambre Cero. Las versiones variaban en los motivos: una indicaba que había sido despedido por órdenes de la Primera Dama Rosario Murillo, debido a que el funcionario no estaba cumpliendo con las órdenes emanadas desde los Consejos del Poder Ciudadano de beneficiar a X ó Y familia afín al partido y se estaba dejando guiar por los manuales técnicos de selección de familias beneficiarias.

La otra versión decía que Moreno se sentía afectado con el recorte presupuestario al programa en el 2009, y que sentía que no podía cumplirle las metas “al hombre” (Al presidente Daniel Ortega). Eso, decía la fuente, lo desmotivó a seguir. Al final resultó que no era ni lo uno ni lo otro de ambas versiones. Lo suyo era malestar completo por la postura de desconfianza de los CPC. Aquí su versión completa del caso.

Nos gustaría confirmar si es verdad que renunció al programa Hambre Cero.
Es cierto, renuncié

Y a qué obedece. ¿Hay motivos personales, laborales, políticos, va seguir en el gobierno…?
No, no voy a seguir en el cargo, ya renuncié y mi renuncia fue aceptada.

¿Es irrevocable?
Si, es irrevocable, renuncié ante el ministro Ariel Bucardo, y él que es el director del Magfor, me aceptó.

¿Podemos saber los motivos?
Hombré, realmente no estaba contento con algunas… Se emitieron algunas opiniones en relación al aspecto de, digamos, que juegan con la dignidad de uno pues. Me parece que ya no había confianza.

¿Y qué obedece la falta de confianza?
El problema básicamente es que el Poder Ciudadano del Ministerio es el se que encarga de buscar los proveedores del ganado. La compra la hace un comité en el Ministerio, que ve los términos técnicos de cada rubro que compone el bono, y ellos deciden a quien se le asignan las cuotas. Entonces en algún momento el Poder Ciudadano cuestionó que se estaban comprando vacas que no llenaban los requisitos de calidad, pero en efecto eso se compra en los territorios y uno es ajeno a que si la vaca es blanca o es ajena o le gustó o no le gustó a los CPC, eso escapa a nosotros.

¿Entonces había conformidad ahí?
Si, entonces se empezó a cuestionar digamos… A poner en duda la legitimidad de la forma y la transparencia del proceso de adquisiciones. Decían que eso se prestaba a algunas comisiones, a coimas en las compras. Entonces decidieron mandar a pedir una auditoría, la auditoría está ahí y ahí vamos a ver.

Yo sé que la Contraloría anunció la auditoría en enero de este año.
En realidad comenzó en febrero. Se anunció el 31 de enero, que es cuando realmente se dieron los hechos de las denuncias contra el programa. La auditoría es correcta. Que la Contraloría llegue es correcto, pero ella va mal precedida de una difamación.

Entonces esas denuncias y la falta de confianza en usted lo motivaron a renunciar ante el ministro ¿No hay nada más?
Bueno, en principio renuncié porque sentí que ya no había confianza en el sentido de que se preguntaba qué es lo yo me tenía, hombre, si ellos saben donde vivo y deben de saber cómo vivo. Y además puede ser que duden ya de las capacidades de uno, no voy a dudar que eso también ocurriera, a lo mejor estaban dudando de mis capacidades que es normal a cierta edad, pero no deberían dudar de lo otro, entonces el ministro pensó en buscar alternativas, cosas que a mí pues me condujo a renunciar.

¿Por dignidad?
Si, por dignidad y sanidad de uno. Ahí van a salir cosas en la auditoría en la Contraloría, si salgo pegado que me apliquen la sanción que corresponda.

¿Pero usted está consciente que hizo las cosas de la mejor manera y con transparencia?
Es que eso es una cosa que uno ni siquiera maneja. Yo no tengo acceso a documentos, ni dinero ni a contrataciones, eso es de transparencia absoluta, pero aquí a unos se les ocurre decir cualquier cosa y entonces van sobre uno pues. Por eso dije yo, para qué (seguir), si ya a uno no le tienen confianza, entonces mejor me fui. Dos años trabajé yo ahí, podía llegar a cualquier lado a buscar los mejores animales para entregarlos, pero las leyes del mercado son las que rigen en cada departamento. Es una relación de conveniencia: vos llegás ofertás y el vendedor ve si le conviene o no le conviene. Si la vaca no le gustó al Poder Ciudadano o es muy fea o no tiene las calidades, eso lo decide la parte técnica que está designada en el territorio, pero no estoy yo en cada compra, si eso ocurre en todo el país y son más de 30 mil vacas, es imposible que el director del programa esté en cada compra que se hace de cada vaca. Eso es lo que tiene el país, vos le comprás a los productores del país, que es lo tienen, pero más que a los productores vos le comprás a los intermediarios que andan en todo el país con sus camiones buscando dos animales aquí tres allá, entonces ¿a quién le compra el programa? A los que ofertan. ¿Y quiénes son los que ofertan? Los intermediarios, los vendedores de ganado, que rebuscan mil, dos mi, 500, ningún productor tiene eso en sus corrales.

¿Pero la población que recibía el bono no se fijaba si la vaca era blanca, pinta o negra?
No, la población no. Mirá, una vaca tiene un precio tasado de nueve mil córdobas. Eso todo el mundo metido en esto lo sabe. El programa no tiene la capacidad para andar buscando vaca por vaca. El intermediario va y compra esa vaca. ¿En cuánto la compra? A lo mejor en siete mil, en ocho mil córdobas, para ganarse mil córdobas. ¿Pero cuánto invierte? Debe poner transporte, debe poner combustible, debe pagar campisto, tiene que ganar algo, es imposible que compre ganado en nueve mil y lo venda en nueve mil. Nadie va vivir de eso, y el programa se caería si no compra los animales. Es una comisión que se ganan ellos.

¿Y entonces cuál es el problema?
Que el representante del Poder Ciudadano en la zona mira la vaca y dice que no le gusta, que esa no vale nueve mil córdobas, que él la calcula en siete mil córdobas y vienen a hablar cosas, entonces yo les digo que sí, que a lo mejor valen siete mil, pero que eso es lo que hay, que si quieren buscar mejores vacas que vayan a buscarlas y traigan 30 mil, a ver si las hallan. Yo siempre dije que deberían los Poder Ciudadanos comprarlas ahí, en cada zona, pero imagine que hay zonas donde se tienen que comprar las vacas en un departamento y trasladarlas a otras donde no hay tanta ganadería, y ellos no se fijan en eso, que traerlas y llevarlas es caro, alguien tiene que hacerlo y por supuesto, alguien debe ganar por hacer eso.

Y por supuesto que eso no gustó al Poder Ciudadano.
No, no les gustó, y empezaron a decir que hay tráfico de influencia y comisiones por comprar a los mediadores, que yo agarraba tajada, con esa desconfianza a mi me bastó para decirles ya no. Que la gente hable no hay problema, porque todos hablan, pero ya que vengan los dirigentes del Poder Ciudadano a acusarlo a uno, ahí si ya no vamos.