•  |
  •  |
  • END

La renuncia del ex director del programa social Hambre Cero, Gustavo Moreno, y sus revelaciones sobre las intrigas de los Consejos del Poder Ciudadano (CPC) por la compra de ganado de reventa para el Estado, generaron el descontento de los ganaderos, causaron asombro en la Contraloría y sirvieron para el que Ministerio Agropecuario y Forestal ratificara a los CPC como “vigilantes” del programa social.

Gustavo Moreno, quien renunció al cargo de director ejecutivo del emblemático programa social del gobierno, reveló a EL NUEVO DIARIO que los motivos de su dimisión obedecían al descontento de los dirigentes de los CPC hacia su gestión.

Los CPC, organización partidaria del FSLN y organismo paraestatal del gobierno, denunciaron a Moreno de estar negociando con los mediadores de compra de ganado que servían de proveedores del Estado para suministrar vacas a las familias beneficiadas con el Bono Productivo Alimentario (BPA).

“Los toros de largo”

Según contó Moreno, los dirigentes de esa organización se quejaban de que las vacas eran demasiadas flacas o viejas, y poco productivas, y lo acusaron de estar recibiendo coimas de los proveedores a cambio de comprarles animales a precios inflados.

Eso motivó que las autoridades del Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor) solicitaran una auditoria a la Contraloría General de la República (CGR), sobre el destino y uso de 470 millones de córdobas, que el ente fiscalizador ha autorizado entre 2007 y 2008 al Programa, para compras directas de ganado e insumos agropecuarios.

La dimisión de Moreno y sus revelaciones provocaron el descontento y la sospecha en la Comisión Nacional de Ganaderos de Nicaragua (Conagan), sobre el procedimiento para la adquisición de ganado para el proyecto estatal.

Ronald Blandón, gerente general de la citada comisión, dijo que los miembros de la organización ganadera prácticamente “vieron los toros de largo” con las adquisiciones, porque oficialmente nunca se les invitó a participar como proveedores, a pesar de aglutinar a los mayores productores de carne, leche y ganado en pie del país.

La Comisión está integrada por la Federación de Ganaderos de Nicaragua (Faganic), el Fondo de la Industria Láctea, la Unión Nicaragüense de Productores de Leche y la Unión de Productores y Ganaderos de Nicaragua (Upanic).

“Nosotros vimos los toros de largo para lo del Hambre Cero, el programa es manejado por el Magfor, y ellos buscan por su parte a los proveedores”, dijo Blandón.

“La adquisición del ganado no fue a través de nuestras organizaciones, no nos dijeron que ofreciéramos, ellos han hecho gestiones directas, han buscado a intermediarios, no sé si verificaban la calidad de los animales o sólo los encargaban, pero sí es verdad que hay muchas quejas sobre la calidad de las vacas que ellos compraban”, dijo Blandón.

“No sé si hay sobrecostos por las compras de las vacas, pero si ellos hubieran seleccionado el ganado a comprar, hubieran bajado los costos y seleccionado animales de mejor rendimiento, pero como delegaron en los proveedores la búsqueda del ganado, eso encareció el precio de las vacas y entonces empezaron a adquirir animales de poca calidad, de bajo rendimiento, vacas muy viejas o muy flacas”, dijo.

Fuerte reventa de vacas al Estado

Daniel Núñez, fiscal de Conagan, denunció que ellos como gremio venían advirtiendo desde hace tiempo al ministro Bucardo de que con la compra del ganado “estaban ocurriendo cosas feas”

“Nosotros nunca fuimos invitados como organización a proveer los animales, ellos, los del Ministerio, tienen sus proveedores fuertes, hay dos personas fuertes en el Norte que se han dedicado a eso, a buscar los animales y venderlos al Magfor, de hecho hay uno que le ha vendido al Estado de reventa como cinco mil vaquillas, y le ha sacado un dineral al Estado”, denunció.

Según él, la explicación de Moreno sobre el hecho de que no hay suficientes vacas de calidad para proveer a las familias beneficiadas del programa, es falsa y sospechosa.

Cifras de la Comisión de Ganaderos revelan que en el mercado nacional hay alrededor de un millón de vacas de ordeño diario.

De acuerdo con los datos de la organización, un Censo Nacional Agrario de 2001 estimaba que el hato nacional era de 2.8 millones de cabezas de ganado. Sin embargo, de acuerdo con la información de las organizaciones agremiadas, la Comisión estima que el hato nacional a la fecha es superior a los cuatro millones de cabezas.

Otras instituciones donde causaron revuelo la renuncia y las revelaciones de Moreno, fueron en el propio Magfor y en la Presidencia de la República, desde donde se lanzó el programa social bandera del gobierno del presidente Daniel Ortega.

Ayer, EL NUEVO DIARIO intentó obtener de nuevo una versión oficial del ministro Bucardo, pero no respondieron a las inquietudes. La explicación es que se encontraba en reunión evaluando el impacto en el programa las denuncias de Moreno.

Ratifican poder supremo de CPC

No obstante, Bucardo habló a medios oficialistas y aseguró que el Programa seguiría adelante y beneficiará a 15 mil familias, a quienes entregará un bono productivo.

Sin referirse a las denuncias de Moreno, Bucardo aseguró que este año 15 mil familias se beneficiarían con los bonos, comprados con fondos de la cooperación internacional y del Presupuesto General de la República.

En lo que sí fue explícito Bucardo, en relación con las denuncias de Moreno, fue que el programa lo lideran, y lo seguirán haciendo, los dirigentes CPC de todas las comunidades, “y ellos vigilarán que se realice de la mejor forma y denunciarán anomalías”.

Investigarán a proveedores

Otra institución donde causó sorpresa la denuncia del ex director de Hambre Cero, fue la CGR.

El contralor Lino Hernández dijo que las declaraciones de Moreno reflejan “la gravedad de lo que podrían encontrar en la auditoría que acaban de iniciar”.

Expresó que es importante no perder de vista que se está hablando de intermediarios de los cuales se desconoce quién los busca y contrata, bajo qué términos, cuánto significa eso para el Estado, y cualquier asunto que pudiera prestarse a que se den irregularidades.

El colegiado defendió el hecho de que él y sus colegas hayan aprobado ocho exclusiones de procedimientos para Hambre Cero, desde 2007 a agosto del año pasado, pues se trata de un programa social que supuestamente pretende beneficiar a los más desfavorecidos en las zonas rurales del interior del país.

“No quisiéramos adelantarnos a los resultados de la auditoría, pero que de repente salgan intermediarios y que los mismos beneficiarios salgan diciendo que les están dando vacas flacas o que no valen lo que les estamos autorizando, pues nos pone en alerta y nos da una guía por dónde se pueda encaminar la auditoría seria que hemos iniciado y en la que vamos a fondo”, dijo Hernández.

Si abusaron les costará, advierte

Añadió que si bien lo dicho por Gustavo Moreno es impactante, necesitarán de las evidencias para tener conclusiones contundentes, “porque están obligados a presumir la probidad y principio de inocencia”.

“Sin embargo, estas cosas no dejan de llamar la atención y vamos a conseguir la documentación, y si encontramos que ha habido abusos con lo que hemos autorizado, pues serán sancionados”, advirtió.

De igual forma indicó que ha conversado con algunos de sus colegas contralores, en el sentido de ponerse más estrictos en la aprobación de las exclusiones, porque a veces existe en la población la idea de que darle el visto bueno a las entidades que las piden, significa “manos limpias o un cheque en blanco”.

Algo anda mal

“Tenemos que garantizar que el programa que se apruebe sea equitativo, que se eviten abusos como los que se están denunciando, es decir, que nos aparezcan los vivos haciendo ganancias en nombre de ayudar a los pobres”, dijo el colegiado.

No obstante, Hernández no se atrevió a decir que se negará en lo personal a aprobar la última solicitud que hizo el Magfor para contratar directamente 208.6 millones de córdobas, “porque no hay que perder de vista que los programas no son los malos, sino las personas que se quieren aprovechar desde su posición para beneficiarse”.

“No es posible que se nos diga que se van a contratar a organizaciones sin fines de lucro y que por otro lado aparezcan otros haciendo su negocio, porque es de presumir que algo anda mal, más con las declaraciones del señor Moreno”, concluyó.