•  |
  •  |
  • AFP

El Parlamento nicaragüense ha ratificado un acuerdo entre el gobierno y la compañía de distribución eléctrica española Unión Fenosa para el traspaso al Estado del 16% de las acciones de la empresa. El denominado protocolo de entendimiento fue aprobado por 47 votos de diputados oficialistas y nueve aliados, y un voto en contra, informaron fuentes legislativas. El acuerdo alcanzado a inicios de 2008 también señala el compromiso de Unión Fenosa de efectuar inversiones por 33 millones de dólares en mejoramiento de las redes de distribución entre 2009 y 2011.

La bancada del gobernante Frente Sandinista logró aprobar la ley tras evitar un boicot de diputados opositores, que se niegan a formar quórum como presión para que se discuta una ley de nulidad de los comicios municipales del 9 de noviembre, en los que alegan que hubo fraude. Los diputados de tres grupos opositores, el Partido Liberal Constitucionalista, la Bancada Democrática Nicaragüense y el Movimiento de Renovación Sandinista, que al momento de la votación se borraron de la pizarra de asistencia, criticaron la ley porque consideran que le otorga garantías a Unión Fenosa para que obtenga mayores ganancias en el futuro.

El convenio puso fin al conflicto con Unión Fenosa, que era acusada por el gobierno por apagones ocurridos en 2007 y de no efectuar las mejoras en la red eléctrica. El gobierno se compromete a subsidiar parcialmente el suministro de energía a barrios precarios no urbanizados, lo que garantizará el acceso de esta población al servicio eléctrico a precios menores. La empresa renunciaría a la suspensión inmediata de cualquier proceso arbitral o judicial que pueda significar perjuicio al Estado de Nicaragua, según la norma aprobada por el Congreso.