Eloísa Ibarra, Heberto Rodríguez y Róger Olivas
  •  |
  •  |
  • END

La Fiscalía inició la investigación a los jurados que declararon no culpables a los acusados por el asesinato del Policía encubierto, Rómulo García, informó ayer la fiscal departamental de Rivas, Isolda Ibarra.

Ibarra explicó que una de las personas que será llamada a entrevista es el jefe de la Policía de Rivas (Carlos Espinosa), porque tenía información sobre personas encargadas de contactar a los jurados desde el momento que recibieron las citas.

La Fiscalía también ha pedido la cooperación de los corresponsales de EL NUEVO DIARIO y de otros medios para que brinden la información que manejan, precisó la fiscal, quien recibió instrucciones del Fiscal General de la República, Julio Centeno, para llegar a fondo en el caso.

Podrían anular veredicto

Adelantó que si la Fiscalía confirma a través de la investigación alguna de las circunstancias que se han mencionado, solicitará la nulidad del veredicto de no culpabilidad emitido por los jurados.

Ibarra explicó que la ley no prohíbe que el jurado se suspenda y se reprograme, pero lo mejor era que se realizara de forma corrida, para evitar cualquier situación.

Por su parte, la Directora General de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, dijo que este fallo ha llenado de indignación a la institución.

“Como institución respetamos la independencia del jurado, sin embargo, obviamente, nos molesta, nos ha irritado profundamente, y esto lo que hace es reiterar nuestro compromiso como Policía Nacional, de luchar hasta las últimas consecuencia contra el crimen organizado”, sostuvo.

Los vigilarán de cerca

Luego envió una advertencia a los acusados de la muerte de Rómulo García.

“Si el jurado así lo determinó ya no es competencia nuestra, lo que sí les puedo asegurar es que los vamos a llevar controladitos de cerca, y que en el primer resbalón los volvemos a capturar. Nosotros acatamos las resoluciones del Poder Judicial, no obstante, a nosotros como institución nos ha llenado de indignación este fallo”, agregó.

Granera evitó decir si realizarán alguna investigación en contra del jurado, tal como lo está haciendo la Fiscalía.

“Ya las medidas de carácter operativo, secretas, pues no las voy a decir aquí”, indicó.

Familia asombrada

EL NUEVO DIARIO 
buscó ayer a familiares del oficial caído en cumplimiento del deber y sepultado con honores en el cementerio de Chinandega, y no salen de su asombro ante el descabellado fallo que favoreció a Rolando Siézar, “Rula”; Luis Medina Amoretty y Gunter Antonio Guido, acusados del crimen.

Con voz entrecortada, Ana Luz Romero, preguntó: “Si esos tres hombres son inocentes, ¿quiénes mataron a mi hermano? No sé qué hay detrás, exijo que se revise este caso, porque no puede quedar impune, hubo un muerto. La Policía, la Fiscalía General de la República y la Corte Suprema de Justicia tienen que presionar para que se investigue al jurado y prevalezca la justicia”, expresó.

Recordó a su hermano como un policía ejemplar, honesto y dedicado por entero desde muy joven a su trabajo, inicialmente en las delegaciones de Corinto, Chinandega, El Realejo, y últimamente como agente encubierto dentro de las filas del narcotráfico.

A criterio de Romero, los altos mandos de la Policía Nacional tienen la obligación moral de exigir que se anule el dictamen, que una vez más pone en entredicho a los integrantes de los jurados, que a lo mejor actuaron bajo presiones del narcotráfico u otras condiciones.

“Mi hermano siempre tenía su vida en peligro por las delicadas misiones que cumplía, pero nunca renegó. Jamás gozó de ninguna prebenda, era insobornable. Dedicó su juventud a la Policía Nacional por amor a su pueblo, nació y murió pobre porque tenía convicciones firmes”, señaló.

Ana Luz Romero le recordó a la primera comisionada Aminta Granera, que cumpla con la promesa de conseguir un mejor empleo a su sobrino Stanley Antonio García, de 31 años, hijo del fallecido inspector Rómulo García.

Manifestó que su hermano se llevó a la tumba el secreto de las circunstancias en que falleció. “Sólo Dios y él lo saben, porque murió solo, sin la ayuda de familiares. Desconocemos las circunstancias reales en las que murió, sólo nos hacemos miles de preguntas de lo que ocurrió”, indicó.

Una tercera banda

Muy sereno, Stanley Antonio García, hijo mayor del policía asesinado, dijo que existen varias versiones acerca del crimen de su padre, pero la que oficialmente les ofreció la Policía es que eran dos bandas de narcotraficantes que establecerían un negocio de cocaína, y que al fallar el cometido, llegó una tercera banda a asaltarlos y se produjo el tiroteo donde murió su padre.

“La justicia no anda bien en Nicaragua, ¿cómo es posible que hayan declarado inocentes a esos hombres que fueron encontrados en la escena del crimen?, incluso uno de ellos resultó herido. Ese juicio lo hubiesen realizado en un lugar neutral, porque en Rivas hubo favoritismo para los implicados. Exijo se investigue al jurado y que el crimen de mi padre no quede impune”, expresó.

Agregó que este dictamen empaña la justicia del país, y al igual que su pequeña hermana, madre y resto de familiares, están molestos porque prevaleció la impunidad.

Amigos de (Rómulo) en Chinandega, El Realejo y Corinto se unieron al clamor de la familia doliente.