•  |
  •  |
  • END

“Rezadores” que fueron “despedidos” de las rotondas de la capital y que son parte de los miembros del plantón permanente de los afectados por el pesticida Nemagón, denunciaron no sólo su expulsión de este grupo, sino los maltratos y falta del pago que les habían prometido por participar en los rezos, en las marchas del Frente Sandinista, y por distribuir la propaganda electoral de Alexis Argüello.

La queja fue interpuesta en la mañana en la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, por lo que las represalias de los dirigentes del plantón no se dejaron esperar y a su regreso, a eso de las 4 de la tarde, los denunciantes debieron solicitar la presencia policial para evitar ser linchados.

Dos horas y media después fueron rodeados cuando estaban reunidos con abogados de la CPDH, y vivieron momentos de angustia hasta la llegada de la Policía.

Esto por alegar que quien los corrió fue Socorro Altagracia Solís, originaria de Chinandega. Según la denuncia, ella y su marido Guillermo Armando Vivas, se han autoabanderado líderes de los afectados por el Nemagón, y utilizan discrecionalmente la ayuda en vestuario y alimentación que les llega, además, porque los han manipulado utilizándolos políticamente, sin cumplirles con el pago que les prometieron por rezar en las rotondas.

Promesas incumplidas

Melba Francisca Poveda, una de las denunciantes, aseguró que la señora Solís simplemente llegaba con los buses a decirles que se montaran, les daba las banderas, las camisetas, y los llevaba a las rotondas o a actividades partidarias del orteguismo.

“Luego nos llevaban la comida a las rotondas, y esta señora nos prometió paquetes de ayuda y hasta dinero, pero al final nunca nos entregaron nada”, expresó la señora Poveda, quien afirma que todo lo habría hecho simplemente por la comida y por ser sandinista, pero ante su necesidad y por las promesas incumplidas, es que ahora reclama.

Ella dijo defender al gobierno, y cree que el presidente Daniel Ortega nunca la mandó a las rotondas, pero las mentiras de la líder los tienen muy disgustados. Comentó que, al parecer, a ellos los comprometieron por comida y dinero, pero unos delegados del gobierno les pusieron en claro que no tenían para pagarles.

“Nos corren después de dos años de estar en el plantón y ni siquiera tenemos para regresar a nuestros pueblos. Ya intentamos hacer una cita con la primera dama Rosario Murillo, y llegamos a la Secretaría del Frente Sandinista, pero no nos reciben. Necesitamos un despacho con Murillo para que sepa lo que ocurre y nos den una respuesta”, aseguró.

La señora Poveda expresó que reclaman ayuda del gobierno y que, por su enfermedad, el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social les otorgue una pensión vitalicia.

Promesas se hicieron humo

El señor Perfecto Antonio Laguna mencionó que entre otras promesas incumplidas está la entrega de una casa valorada en 70 mil dólares, si apoyaban la campaña del entonces candidato Alexis Argüello, ahora Alcalde de Managua. Igual, todo eso se hizo “humo”.

Leopoldo Casiano Mendoza, otro denunciante, aseguró que lo corrieron porque lo acusan de “levantar” a la gente con sus críticas, y por simplemente hacer preguntas.

“Lo cierto es que la gente del plantón ya no aguanta la situación. Han venido corriendo a varios y nos corrieron a 30 por hacer preguntas. Yo investigué adónde iba a parar la comida que nos mandaban, y supe que parte de la provisión va a una distribuidora de Batahola Norte, y tengo a dos testigos”, sostuvo.

Por amor a la Patria

Por otra parte, según Mendoza, la autodenominada dirigente les prometió un mil córdobas mensuales por estar en las rotondas, y se fue a la Central Sandinista, donde Carlos Alberto Alonso les determinó que el Presidente no tenía cómo ayudarlos.

“Son 650 personas en las rotondas, a un mil córdobas mensuales son 650 mil al mes, esto multiplicado por unos cinco meses es una gran cantidad de plata, y el gobierno no puede pagar ese dinero. Así es que todo es por amor a la Patria”, nos dijo, y parece que inmediatamente se comunicaron con Solís, pues cuando llegamos al plantón, ella nos echó del lugar.

Ligia Petrona Chávez, quien estuvo como “rezadora” en la rotonda El Güegüense y en la de Cristo Rey, comenta que asistían por grupos día de por medio, de 5 de la mañana a 5 de la mañana del día siguiente, y nunca recibieron un centavo, lo único que tuvieron fue la comida. Además, en el plantón tienen mes y medio sin recibir los granos que antes les entregaban.

El origen de los fondos

Aunque ninguno dijo conocer de dónde veían los fondos para traslados y alimentación, EL NUEVO DIARIO conoció extraoficialmente que su enlace para el financiamiento es el operador del Frente Sandinista y contralor suplente Vicente Chávez. El mismo que fue señalado por el polémico empresario Armel González en el escándalo de extorsión en Tola.

Señalan que, recientemente, Chávez llegó a celebrar el cumpleaños de Solís, y departió alegremente con licor, hasta que tuvo una discusión con ella por la cantidad de gastos registrados, y le dijo que tenía que reducir la cantidad de gente en las rotondas.

Marcos Carmona, Director de la CPDH, lamentó la manipulación de la gente sencilla, enferma y necesitada para actividades políticas, y dijo que denunciarán internacionalmente la situación.

Intervención policial

Después de la denuncia, la situación se agravó en el plantón ubicado a un costado de los semáforos de la Asamblea Nacional, ya que miembros de la directiva y sus simpatizantes reclamaron a los denunciantes y les dieron dos horas para desalojar o serían linchados.

Ante esto interpusieron denuncia y solicitaron ayuda policial, que se hizo presente para intervenir en la situación. El capitán Orlando Arévalo dijo que se presentaron para garantizar el orden por el incidente, “sin embargo, ya hablamos con las personas que estaban causando el conflicto por inconformidad a nivel interno de este grupo”.

Guillermo Armando Vivas, vicepresidente de la directiva del grupo, argumentó que los denunciantes todo el tiempo estaban causando problemas y que hicieron una junta para expulsarlos.

“Si ellos quieren hacer su grupo aparte que lo hagan, pero están ‘despedidos’ de este plantón. Ellos están reclamando dinero y quieren que el gobierno les pague, pero éste no nos debe nada, porque la lucha de nosotros es contra la transnacional que introdujo el pesticida conocido como Nemagón en las bananeras de Chinandega”, adujo, admitiendo que el gobierno les entrega ayuda alimenticia y que es mentira la mala utilización de ésta.

Así mismo, indicó que en asuntos políticos, si alguno de sus miembros quiere participar, que lo haga, porque tienen ese derecho, pero nadie los manda a la fuerza ni se les está prometiendo dinero. Además, rechazó que estén amenazando a nadie, y que son 8 personas las que amenazan al centenar del plantón, por lo que decidieron expulsarlos, porque la mayoría es la que decide. Esto a pesar de estar en terrenos públicos.

La señora Poveda, una de las denunciantes en la CPDH, dijo que ellos interpusieron la denuncia porque temen por sus vidas, pues los amenazaron con agredirlos y les prometieron que los amarrarían y los sacarían del plantón. Ella teme que esa promesa sí la cumplan.

Cuando el equipo de EL NUEVO DIARIO llegó al lugar, dos hombres en una moto sin placas, portando radiocomunicadores, se presentaron al lugar y anotaron la matrícula del vehículo del diario, para luego vigilar los movimientos del equipo periodístico, y posteriormente ir a reunirse con Vivas. Intentamos obtener una imagen de esto, pero en todo momento se ocultaron de la cámara.