Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Fue el propio Presidente de la República, Daniel Ortega, quien pidió a la Contraloría General de la República (CGR) que auditara el emblemático programa social Hambre Cero, luego de que la organización para-estatal de los Consejos del Poder Ciudadano (CPC) se estrenara en la nueva función de “contralores del pueblo”, y denunciara anomalías en la adquisición de vaquillas e insumos con fondos del Estado.

Luis Ángel Montenegro, Presidente en funciones del ente fiscalizador, apareció ayer ante medios oficialistas y pro-gubernamentales como vocero oficioso de la Presidencia de la República, explicando los motivos de la investigación al programa social, y criticando a los medios que han informado sobre las denuncias de presuntas coimas y discrecionalidades en el uso de los fondos públicos destinado al Programa Productivo Alimentario (BPA).

En su papel de crítico de medios de comunicación, Montenegro apareció diciendo que la auditoría que el ente fiscalizador realiza al Ministerio Agropecuario Forestal (Magfor) no se debía a las denuncias aparecidas en los medios en los últimos días sobre la renuncia del ex director de Hambre Cero, Gustavo Moreno, quien explicó a EL NUEVO DIARIO que dimitió del cargo por fricciones con los CPC.

En una conferencia de prensa en la Contraloría, a la que no fueron convocados todos los medios, mucho menos EL NUEVO DIARIO, el contralor oficialista dijo ayer que “ha habido mala fe” en las publicaciones sobre el escándalo.

A su juicio, los medios han vendido la impresión “de que la auditoría que nosotros autorizamos es producto de una investigación del medio de comunicación, que vinieron a recabar la información a la Contraloría, y que nosotros nos vimos obligados a ordenar una investigación en el programa Hambre Cero”.

“Eso es falsedad, no nace de ninguna investigación periodística, sino que aquí fue el Poder Ejecutivo a través de sus instituciones el que pidió la auditoría completa al programa Hambre Cero”, expresó Montenegro, quien se ha acostumbrado a negar declaraciones e información a los medios independientes y huye de las preguntas de los periodistas no oficialistas.

Según el contralor, “no es cierto que se esté hablando de fraude o robo en la ejecución de los fondos del programa”, pese a que el mismo titular del Magfor, Ariel Bucardo, ayer mismo, admitió que existen evidencias de irregularidades y que por ello se solicitó la auditoría.

Bucardo admite que “ha habido errores”

En una entrevista en el oficialista Canal 4, el ministro Bucardo confirmó que tras recibir las quejas de los CPC de todo el país sobre la calidad de los animales e insumos del Bono Productivo, se expuso el problema al presidente Daniel Ortega, y este mismo ordenó que se solicitara de inmediato la auditoría al Programa Hambre Cero.

Bucardo admitió que de cien familias que recibían el bono productivo, entre tres y cuatro se quejaban de que no recibían insumos de calidad.

“No estamos exentos de funcionarios, los que estamos al frente, los que están operativizando el programa, de los técnicos, del director del programa, del ministro de la institución, de que haya errores, de que se estén señalando, y estamos obligados, ahora y el día que sea que nos señalen errores, hay que ir a investigar y dar respuestas y soluciones a la gente”, dijo Bucardo.

“Puede ser que tengamos distintas deficiencias nosotros, porque hasta ahora lo que tenemos son señalamientos de la gente, denuncias, y por eso en vez de ir nosotros mismos --que somos parte y no podemos ser jueces--, le hemos pedido a la autoridad correspondiente que tenemos estas denuncias y que necesitamos que como órgano especializado investiguen si estamos fallando o estamos cumpliendo”, dijo el funcionario, quien reveló que los auditores del ente fiscalizador ya están revisando documentación sobre el programa.

El ministro defendió el derecho del Magfor a solicitar más de 678 millones de córdobas libres de procedimientos de licitación a la Contraloría para la compra de insumos en tres años (2007, 2008 y 2009) y reveló que actualmente cuentan con 140 proveedores de ganado vacuno y 20 granjas porcinas, además de ferreterías y viveros a los que se les compran bienes.

Dice que a Moreno le caerá todo

Bucardo, a quien EL NUEVO DIARIO solicitó información oficialmente y no respondió, responsabilizó a Gustavo Moreno de la suerte del programa.

“En el caso del ex director, es el responsable del programa, no puedo decir si hacía algo o no, lo que sí es que tenemos denuncias de la población, del pueblo, alrededor de algunas dificultades que estaban viendo alrededor del programa”, dijo.

“Al frente (de Hambre Cero) estaba el director del programa Gustavo Moreno; el director estaba al frente de toda la ejecución del programa, era parte del equipo que seleccionaba las ofertas junto con otro compañero que designamos, para la selección, aprobación y adjudicación de los bienes”, detalló.

Finalmente, Bucardo defendió lo que parece ser una función oficialmente atribuida a los para-estatales CPC que dirige a nivel nacional la primera dama Rosario Murillo: la de supervisar “al gabinete ciudadano”.

“Los CPC han planteado esta situación, tanto los que están en cada una de las comunidades y las comarcas, como a nivel de municipios y departamentales, pero también a nivel nacional tenemos Consejos de Productores y Consejos del Poder Ciudadano de la Ganadería, que también nos han planteado su preocupación”, añadió Bucardo, quien un día atrás había oficializado que los CPC tenían la misión “de fiscalizar a los funcionarios del gabinete ciudadano”.

CPC los grandes fiscalizadores

Y lo mismo reiteró ayer el coordinador de los CPC en Managua, Edgardo Cuarezma, quien atribuyó la misión de “contralores del pueblo” a los CPC.

Cuarezma aseguró que “el pueblo ciudadano” tiene el derecho de conocer cómo se ejecutó este programa social “porque desde hace varios meses se dieron quejas y se realizaron las primeras indagaciones técnicas, pero posteriormente se dieron otras denuncias”.

“De un tiempo para acá se comenzaron a observar denuncias de que algunos animales como las gallinas estaban muertas cuando las entregaban, o que las vacas estaban más flacas, y eso se comenzó a repetir hasta que en varias reuniones y sesiones de trabajo se llegó a determinar que lo mejor era recurrir directamente a la autoridad, porque había un problema y se debía dar una investigación”, dijo Cuarezma.

El coordinador de la organización para-estatal destacó que la denuncia de los CPC en el programa Hambre Cero demuestra “la transparencia en el gobierno y pone al descubierto cómo los ciudadanos están controlando el desempeño de los funcionarios públicos”.

Arce y Obama

Otro de los funcionarios estatales que salió al frente de las críticas al gobierno por la excesiva práctica de solicitar discrecionalidad en el uso de los fondos públicos, fue el asesor presidencial, Bayardo Arce, quien ayer defendió las solicitudes de exclusión de procedimientos que diferentes instituciones gubernamentales han gestionado ante la CGR para compra de bienes y servicios.

Según Arce, las solicitudes de permisos para ejecutar dinero sin licitaciones son normales, y se hacen por el apremio del tiempo, “igualito como lo acaba de pedir en Estados Unidos el presidente Barack Obama”.

“La ley lo contempla. Son necesarias”, defendió, y comparó que en Estados Unidos las solicitudes de exclusión casi alcanzan los 100 mil millones de dólares para enfrentar con urgencia la crisis económica.