•  |
  •  |
  • END

El fiscal general de la República, Julio Centeno Gómez, informó que ya abrieron la investigación por discriminación racial, en atención a la denuncia presentada por dos diputados del Parlamento Centroamericano (Parlacén), y el objetivo es llegar a fondo con la indagación.

Centeno explicó que citaron para entrevista a la diputada Bridgete Ivonne Budier Bryan y a Francisco Campbell, del Parlacén, para el próximo 19 de febrero, antes de comenzar una investigación a fondo con la Policía Nacional.

Indicó que las razones expresadas en la denuncia son muy fundamentales, y ahora existe el delito de discriminación en el nuevo Código Penal, y por ello darán todo el apoyo para investigar lo denunciado.

Ambos diputados denunciaron ante el Ministerio Público a los dueños de la discoteca “Chaman”, por el delito de “discriminación racial” en perjuicio de un grupo de personas a quienes les negaron el ingreso, sin brindar ninguna explicación.

Budier dijo que como diputada del Parlacén considera que es su obligación denunciar este hecho que en pleno siglo XXI están viviendo en carne propia en el país.

La diputada afirmó que ella y sus amigos no son los únicos que han sido víctimas de discriminación en esa discoteca, pues jóvenes que han pasado por la misma situación no la han denunciado por vergüenza.

“Chamán” da su versión

En tanto, Farhat, Othman y Josny Samara Fernández, en representación de la discoteca “Chamán”, ayer enviaron una comunicación con la cual pretendieron aclarar que no es política del local ni es política personal, ni mucho menos como negocio, la práctica de políticas discriminatorias por motivos de raza, preferencias políticas, orientación sexual, u origen social, entre otras cosas.

Instaron a ver su página web para que se vea en las fotografías la clientela que asiste al centro nocturno, alegan que es un lugar privado, tal como indica el rótulo de la entrada, y que se reservan el derecho de admisión, sin explicar las razones que tuvieron para no permitir el ingreso de Budier.

Aseguraron desconocer el contenido de la acusación de la diputada parlacénica, pero dijeron estar sorprendidos del señalamiento por discriminación que se les hace. Al mismo tiempo lamentaron “muchísimo” que la señora Budier haya interpretado como política discriminatoria la acción del personal que labora en dicho centro de diversión.

Vulneración de la dignidad personal

“Lo sufrido por la diputada parlacénica Budier Bryan es precisamente discriminación y una vulneración a sus derechos como consumidora de un servicio que públicamente ofrece este local, y que no tiene visibles los requisitos de admisión, los cuales están al capricho del propietario”, expresó la licenciada Wendy Flores, abogada del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh.

Indicó que lo normal es que una empresa que vende un servicio, como el Teatro Nacional “Rubén Darío”, los bancos, los cines, o los centros comerciales, se reserven el derecho de admisión por situaciones básicas, como son vestimenta apropiada para el lugar, motivos de seguridad o el estado de sobriedad del que pretende ingresar, pero no por rasgos físicos, el color de la piel, su belleza y apariencia del nivel económico.

Más discriminación

Ramón Potosme, periodista de EL NUEVO DIARIO que da cobertura los partidos políticos, y el fotógrafo Manuel Esquivel, también pertenecen al grupo de personas discriminadas en la discoteca “Chamán”.

Potosme comentó que iba lo que considera bien vestido, de camisa y pantalón; utiliza su cabello largo, pero siempre peinado.

“Fui con un grupo de amigos y amigas, a ellos los dejaron pasar, pero cuando llegó mi turno me dijeron que esperara, le dieron paso a otra persona, y luego el portero me dijo que no podía pasar. Al pedir explicación, el portero gordo, que vestía camiseta sucia, estaba desarreglado y calzaba chinelas, simplemente me dijo que el local se guardaba el derecho de admisión”, manifestó Potosme.

(Con colaboración de Francisco Mendoza)