•  |
  •  |
  • END

El presidente de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), magistrado Francisco Rosales, advirtió ayer que si sus colegas liberales se resisten a integrarse a una reunión convocada para mañana, miércoles, incorporarán a magistrados de otras salas, tal como lo hicieron para resolver el caso de los polémicos Consejos del Poder Ciudadano (CPC).

Rosales, en declaraciones públicas indicó que no pueden esperar a que los magistrados Iván Escobar Fornos, Dámisis Sirias y Guillermo Selva, quieran integrarse a la Sala, porque se deben evacuar todos los recursos de amparo que se encuentran atascados, así como otros proyectos de sentencia.

El pasado 6 de diciembre Rosales decidió integrar Sala con los magistrados sandinistas Armengol Cuadra, Juana Méndez y Yadira Centeno, y declarar inconstitucional la Ley 630, con lo cual restablecieron la existencia de los CPC como estructuras del Poder Ejecutivo, y se creó la actual crisis institucional.

El magistrado Rosales dijo en esa ocasión que la conformación de la Sala se hizo de acuerdo con las facultades que tiene el Presidente, según lo dispuesto en la Ley Orgánica del Poder Judicial. El presidente de la CSJ, Manuel Martínez, calificó de “ilegal” esa decisión, pues nunca se convocó a los magistrados liberales para ello, y consideró que ante este tipo de acciones tendría que considerarse que mejor desaparezca el alto tribunal.

Ayer Rosales reiteró que los magistrados liberales siempre conocieron la resolución sobre los CPC desde el 23 de noviembre, y que el 5 de diciembre tenían previsto emitir un fallo, de lo cual siempre tuvo conocimiento el presidente de la CSJ, Manuel Martínez.