•  |
  •  |
  • END

JIQUILILLO, CHINANDEGA
Fátima Espinoza, esposa de José Tomás Espinoza Escalante, de 38 años, capitán de la embarcación “Salmo 91” y hermana de los pescadores Sergio Alexis, Mario Antonio y Miguel Ángel Rivera Jirón, de 28, 26 y 23 años, respectivamente, desaparecidos desde el martes 3 de febrero, ratificó a EL NUEVO DIARIO que encontró el comprobante emplasticado de la compra del motor de lancha propiedad de Victoriano Suárez.

“Soy evangélica y no voy a mentir. Fui a traer el documento a la Laguna de Venecia ubicada en la bocana del mismo nombre. Esa es una pista importante para dar con el paradero de nuestros seres queridos”, expresó la humilde mujer, quien habita en un pequeño rancho de Jiquilillo, junto a sus tres hijos y a su madre Clementina Jirón.

Añadió que ese comprobante de la compra del motor en una casa comercial de Managua lo manejaba su esposo, cuando salía a pescar todos los días para presentarlo a las autoridades marítimas en caso de que éstas lo requirieran.

“Los fuertes vientos lo volaron y apareció en ese lugar, que era la ruta que llevaban hacia el sector de Mechapa, donde se consigue la mejor variedad de peces y se concentra la mayor cantidad de pescadores de este sector”, afirmó Espinoza.

Que los busquen en hospitales

Desesperada por la falta de su esposo y de sus hermanos, único sostén de la familia, doña Fátima rogó al Ministerio de Relaciones Exteriores y a la Fuerza Naval, que indaguen en hospitales de Honduras, de El Salvador, de Guatemala y de México acerca del paradero de sus parientes. En la embarcación también viajaba el joven Félix Tomás Rojas Herrera, de 19 años, originario de la comarca Villa Francia, jurisdicción de El Viejo, quien este mes comenzaría a estudiar en una Universidad de León, después de ganar una beca.

Dijo que el mar no se queda con nada, y después de varios días de la desaparición hubiese flotado al menos la lancha, por lo que abriga la esperanza de que sus seres queridos estén vivos.

Instó al Gobierno Central e instituciones benéficas a ayudarles con alimentación y gasolina para continuar la búsqueda de los cinco pescadores.

Añadió que una posibilidad es que éstos estén atrapados en manglares o en refugios de moluscos (ñangas), por lo que solicitó a miembros de la Fuerza Naval buscarlos en esos lugares porque el tiempo pasa y la desesperación cunde en sus hogares.

El mayor Carlos Cáceres, jefe departamental de la Defensa Civil, indicó que continuarán con el monitoreo, vigilancia y búsqueda con apoyo de la Fuerza Naval en la Península de Cosigüina, y en otros sitios cercanos al Golfo de Fonseca, y coordinarán con el Ministerio de Relaciones Exteriores para la búsqueda en otros países.

Instó a los pescadores que si conocen información fidedigna de los cinco pescadores informar a la Defensa Civil, y no difundir rumores que afectan emocionalmente a familiares de los desaparecidos.