Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

Grupos de desmovilizados de la ex Resistencia Nicaragüense exigieron al gobierno del presidente Daniel Ortega resolver el problema de la propiedad a lo inmediato, a fin de evitar “un posible derramamiento de sangre”.

Los desmovilizados rechazaron las afirmaciones de funcionarios de la Intendencia de la Propiedad, quienes aseguraron que para el gobierno la prioridad es resolver el problema de los desmovilizados que mantienen ocupados terrenos en El Timal.

“El problema de la propiedad no está concentrado en El Timal”, dijeron los desmovilizados, quienes aseguraron que en zonas como El Rama y Río Blanco, el problema de la propiedad está a punto de desembocar en una grave confrontación armada.

Según Justino González, líder de los desmovilizados de Río Blanco, sólo en Paiwas existen al menos dos fincas tituladas a favor de los desmovilizados, y actualmente están ocupadas por hombres armados pagados por los antiguos dueños, quienes desalojaron a los ex Resistencia a punta de balazos.

“La gente está dispuesta a retomar sus propiedades también a punta de balazos”, dijo González, quien mostró su descontento por la actitud de funcionarios de la Intendencia de la Propiedad y de la Comisión de Reconciliación y Paz que preside el cardenal Miguel Obando, porque según éste, a pesar de que los reciben y escuchan sus demandas, “nunca dan una respuesta inmediata a nuestros planteamientos”.

Según González, la mayoría de desmovilizados de la ex Resistencia Nicaragüense en Matagalpa y Río Blanco, dieron su respaldo al ahora presidente Daniel Ortega cuando andaba en campaña electoral, “pero solamente nos utilizaron para fines electoreros y no quieren resolver el problema de la propiedad, que para nosotros es la prioridad”, señaló el líder de los desmovilizados.

Casos graves

Para González, en Río Blanco existen casos que son “graves” y que podrían generar enfrentamientos armados como única forma de resolver la posesión de las fincas. Tal es el caso de Santa Rita, una finca de 495 manzanas ubicada en Siuna. Los desmovilizados de la ex Resistencia poseen un título agrario inscrito en el Registro de Derechos Reales, pero la finca está en posesión de su antiguo propietario.

Otro caso calificado como grave es el de la finca San Rafael, ubicada en el municipio de Paiwas. La propiedad es de 600 manzanas y su posesión mantiene enfrentados a los desmovilizados de la ex Resistencia que poseen un título agrario, con un grupo de hombres armados, que según González, son pagados por el señor Armando Bucardo, su antiguo propietario. “Bucardo la perdió con el Estado, pero ahora la mantiene bajo su poder con el grupo de armados que él está pagando”, denunció.