•  |
  •  |
  • END

El presidente Uribe de Colombia conduce un discurso “anti Daniel (Ortega)” para insuflar un ambiente hostil hacia Nicaragua en aquel país que sufrió una derrota ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, consideró el ex diplomático Aldo Díaz Lacayo.

“Si mal no recuerdo”, dijo Díaz Lacayo, “hace como seis años, con la anuencia oficial del gobierno de Colombia, cuando el presidente era Pastrana, en uno de tantos intentos oficiales por llegar a un acuerdo de paz con las FARC, Daniel Ortega estuvo en El Caguán participando en ese proceso y además condecoró a (Manuel) Marulanda con la orden ‘Augusto C., Sandino’, que es una orden partidaria”.

Al respecto, sostuvo que “no se compadece entonces la actual posición de Uribe con la anterior de Pastrana, porque quiero insistir que fue un acto oficial, no fue un acto subversivo, de manera que es correcto que Daniel se refiera como hermano (a Tirofijo), puesto que ya lo hizo en aquella oportunidad al condecorarlo con la orden referida”.

En efecto, el ahora presidente Ortega informó a END el 12 de enero de 1999, que asistió al encuentro realizado en San Vicente del Caguán, Colombia, donde se realizó la primera ronda de conversaciones entre la guerrilla y el Gobierno.

El propio líder del FSLN en esa oportunidad aconsejó al veterano jefe guerrillero a no ir personalmente al local de la reunión, para que no corriera la misma suerte del general Augusto C. Sandino.

Ira encubierta

Díaz Lacayo dice: “En consecuencia, insisto en mi hipótesis: este discurso de Uribe contra Daniel persigue crear una forma magnificada de un ambiente antinicaragüense en Colombia, encubriendo así el rechazo o la ira que les ha producido el fallo de la Corte Internacional de Justicia, echando por tierra sus pretensiones de que el meridiano 82 era la frontera con Nicaragua”.

“En aquella oportunidad el gobierno colombiano pensó que era positiva la gestión de Daniel Ortega frente a Marulanda; en esta oportunidad resulta inaceptable que se le niegue, por eso creo que está relacionado con el fallo de La Haya”.

¿Hay algún efecto adverso al país por esta mediación que haría el presidente, en medio del dictamen de La Haya?

Cito la declaración del canciller Fernando Araujo, cuando conoció el fallo, según cables internacionales: su país seguirá ejerciendo soberanía en el área reclamada por Nicaragua, a pesar de lo que estableció la CIJ.