Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Bluefields, RAAS

Diversos representantes de la sociedad costeña han exhortado a cerrar filas en contra del racismo, después que una diputada caribeña fuera rechazada en una discoteca capitalina por ser negra.

Iván Moisés Berger, un chef creole que se gana la vida preparando suculentos platillos a base de mariscos, dice que los costeños deben enarbolar la bandera de Rosa Parks, la negra que desafiando las leyes segregacionistas que imperaban en el sur de Estados Unidos, a mediados de 1955, se negó a cederle el asiento a un blanco e irse atrás en el autobús.

“Rosa fue a la cárcel, pero encendió la llama de la lucha por los derechos civiles, y eso es lo que tenemos que hacer para que en este país (Nicaragua) respeten a los costeños”, expresó Berger.

Desencanto

“El año pasado --aprovechando que me buscaron para cocinarles a unos músicos que iban a realizar una gira en Managua-- ahorré todo el dinero que pude para visitar las mejores discotecas de la capital”, relató Berger.

“Sin embargo, el jueves 11 de diciembre (de 2008), cuando acompañado de varios amigos quise ingresar en El Chamán, me dijeron que no podía entrar. Cuando pregunté si me rechazaban por ser negro, el portero me contestó que el dueño del local no aceptaba gente como yo”, se quejó el joven chef.

Berger señala que después fue a otra discoteca conocida como Matrix, donde sí lo recibieron cordialmente, y ahí encontró a un grupo de costeñas que también habían sido rechazadas en El Chamán por ser negras.

Repudio

Alex Scott, un mecenas neoyorquino que promueve a jóvenes artistas de Bluefields, afirmó que él acompañaba a Iván Berger cuando este último fue humillado en El Chamán. “Incluso, yo le reclamé al portero por el trato grosero que le dieron a mi amigo”.

Scott dijo que alertará a sus conciudadanos que vienen a Nicaragua para que no vayan al lugar y a otros establecimientos nocturnos donde practican el racismo. “Nosotros rompimos las barreras raciales eligiendo a (Barack) Obama, porque estábamos convencidos de que era la persona ideal para dirigir los destinos de nuestra nación en una coyuntura tan delicada”, indicó.

Por su parte, el intelectual costeño Ray Hooker, se declaró desconcertado por la discriminación de que fue objeto la diputada Bridgette Budier y otros costeños en una discoteca.

“Desde la Costa tenemos que cerrar filas para que en el Pacífico se den cuenta de que en este país existen leyes que castigan el racismo”, expuso Hooker, quien dijo que una forma de discriminación la sufre el pueblo de Laguna de Perlas, porque algunas autoridades judiciales han tardado en reconocerles sus derechos ancestrales sobre los Cayos Perlas.

Mientras que el historiador Hugo Sujo Wilson explicó que desde que la región fue anexada a Nicaragua, José Santos Zelaya discriminó al pueblo costeño trayendo todos los funcionarios públicos de Managua, cuando en Bluefields había personas preparadas para ocupar esos cargos.

“Zelaya quiso hispanizar la Costa, por eso prohibió el inglés, cerró las escuelas y desterró a algunos líderes como el último gobernador mosco Robert Henry Clarence, que murió en el exilio” recalcó.

Finalmente, Sujo recordó que científicamente nadie ha demostrado que una raza sea superior a otra. “El racismo es una manifestación de la ignorancia de algunas personas”, apostilló.