Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Los diputados que consumieron huevos de tortuga cumplirán una sanción moral que se derivará en trabajo voluntario en las playas de Chococente y La Flor, donde cada año arriban las tortugas a depositar sus huevos, manifestó Juana Argeñal, Ministra del Ambiente y Recursos Naturales.

“Nosotros mandamos una carta pidiendo al presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez y al presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Carlos García, una explicación de los hechos, pues el comportamiento demostró que se atentó contra una disposición administrativa que tiene en veda permanente e indefinida los huevos de tortuga, los diputados, reconociendo el daño, se comprometieron a hacer labor voluntaria y colocar rótulos sobre la importancia de la tortuga y su protección”, manifestó Argeñal.

Al consultar a la ministra Argeñal sobre por qué no se aplicaba la Ley de Delitos contra el Medio Ambiente a los diputados, dijo que eso estaba en manos de la Procuraduría Ambiental, pues su trabajo es de sensibilización, protección y educación.

“Hemos cumplido con nuestras funciones. En este caso, giramos la comunicación a la Fiscalía Ambiental y al procurador ambiental, que es el abogado del Estado, para que tome cartas en el asunto. Lo que puedo decir es que todos los nicaragüenses debemos cambiar nuestros modelos de vida, en esto incluyo a los padres de la Patria, porque cada huevo que se consume es una tortuga menos en el mar”, dijo.


Por qué no comer huevos
En 2006 arribaron a las playas de Nicaragua alrededor de 200 mil tortugas, cada una deposita en sus nidos cien huevos como promedio, pero debido a la depredación humana y animal sólo alcanzaron el mar seis mil tortuguillas, y de éstas sólo el uno por ciento llega a la edad adulta para continuar reproduciéndose.

Nicaragua posee dos de las siete playas del mundo donde anidan y desovan las tortugas que están en peligro de extinción.