• |
  • |

Los diputados ante el Parlamento Centroamericano, Bridgete Budier y Francisco Campbell, se han presentado esta mañana a la Fiscalía, donde, en especial la legisladora, rechazó las disculpas públicas que hicieran los propietarios de El Chamán después que no la dejaron entrar al local la semana pasada.

"Las disculpas que dieron los propietarios del local no fueron personales, y por tanto, voy a continuar hasta el final con mi acusación", aseguró Budier. La funcionaria sostiene que al representar a toda la comunidad negra y mestiza, en ocasiones sujetos de rechazo, no puede quedarse a medio camino con la denuncia, y por ello solicita ampliar la investigación a las otras discotecas como Hipa Hipa y Brother, porque según ella, "no dejan entrar a feos, pobres y gordos". Asimismo, llama a los dueños de estos centros nocturnos a que diferencien sus servicios, pues hasta ahora la oferta es pública y abierta, "si desean lo contrario, que formen sus propios clubs con membresía", concluyó.

Por su parte, la institución judicial había anunciado la apertura de una investigación por supuesto delito de discriminación racial cometido en El Chamán y ha asignado a Soraya Ramírez para que desde hoy aborde el caso. Luden Montenegro, director específico del área operativa del Ministerio Público, sostuvo que el clasismo es parte de la discriminación racial y que este delito está establecido en el nuevo Código Penal vigente, en sus artículos 427 y 428.