EFE
  •  |
  •  |

Nicaragua está emitiendo este año seis veces mas gases contaminantes que el año pasado, por el impacto en los bosques de este país del huracán "Felix", dijo el martes un experto nicaragüense de un organismo no gubernamental.

El subdirector del Centro Humboldt, Amado Ordóñez, en rueda de prensa dijo que Nicaragua, por el manejo inapropiado de los bosques y los daños ocasionados por el huracán Félix, "se ha convertido en un país altamente emisor de CO2 (anhídrido carbónico) a la atmósfera".

La fuente al hacer un resumen de la gestión ambiental en 2007, señaló que el ciclón arrasó en septiembre pasado más de 700 mil hectáreas de bosques en este país, lo que ha dejado una masa forestal tumbada de mas de 5 millones de metros cúbicos.

Comprometidos con el cambio climático

Según Ordóñez, "si no se hace un cordón para la prevención y control de los incendios forestales, la situación puede volverse dramática". El subdirector del Centro Humboldt recordó que Nicaragua suscribió en mayo de 1992 la convención de las Naciones Unidas para los cambios climáticos.

Señaló que su país como miembro de esa convención tiene la obligación de presentar informes sobre las emisiones de CO2, y cuando lo hizo por primera vez en 1994 "era receptor fijador (de carbono) y se argumentaba de que los bosques estaban intactos, había mucha tierra ociosa y cobertura vegetal grande".

En ese año Nicaragua fijaba seis veces más carbono de lo que emitía en el año, enfatizó Ordóñez. Agregó que en los días en que se comenzó el trabajo para otro informe, en fecha que no precisó, se encontró que el proceso de deforestación se incrementó hasta en 130 mil hectáreas por año.

"Entonces Nicaragua comenzó a perder el bosque y cobertura vegetal, mientras el país se convirtió en país emisor de C02 en los años 2.000 y 2001 por la tala y mal manejo de los bosques", añadió .

Anotó que los sectores tradicionales que incrementan los niveles de emisión de gases contaminantes son los sectores energéticos, transporte y agrícola, pero este año con los daños causados por "Félix", esas emisiones aumentaron.

Sobre el manejo de la masa de 5 millones de metros cúbicos de madera tumbada en el Caribe Norte de Nicaragua por el huracán el 4 de septiembre pasado, dijo que es "muy poco lo que se ha hecho", ya que sólo se han realizado estudios y lamentos.

Sostuvo que desde que se produjo la catástrofe no se ha registrado una acción contundente para comenzar procesos de regeneración natural del bosque bajo control ni una estrategia para reordenar el sector forestal.