EFE
  •  |
  •  |

Las familias más pobres, unos 580 mil, pagarán al menos el 40 por ciento más en su factura de electricidad a partir de 2008, anunció el martes un asesor presidencial que responsabilizó de ello a la Asamblea Nacional.

El asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce, informó que "a partir de enero habrá que aumentarle un 40 por ciento a (la tarifa de) la luz de todos los que consumen menos de 150 kilovatios", reafirmó Arce, que calificó de "noticia mala para la población" ese posible aumento tarifario.

Arce no explicó por qué el aumento sería del 40 por ciento para los que consumen 150 kilovatios o menos a partir de enero, cuando lo autorizado en los últimos tres meses no llega ni al 10 por ciento.

Adelantó, sin embargo, que el gobierno estudia con el Consejo Directivo del Instituto Nicaragüense de Energía (INE) "un mecanismo transitorio" que permita continuar con el subsidio para los usuarios que consumen 150 kilovatios o menos, aún cuando no haya sido aprobado por la Asamblea Nacional.

La fuente recordó que hasta el 31 de diciembre próximo esos clientes están protegidos por una ley que establece un subsidio que asume el Estado para evitar las alzas en la tarifa de electricidad.

Sin embargo, agregó Arce, el subsidio no pudo ser prorrogado porque la Asamblea Nacional interrumpió las sesiones plenarias de su última semana de trabajo y no dio el aval a un proyecto enviado por el Ejecutivo en ese sentido.

Los 580 mil usuarios que consumen 150 kilovatios o menos al mes representan el 70 por ciento de los clientes de la empresa distribuidora española Unión Fenosa.

El INE, ente regulador, ya autorizó meses atrás un incremento en la tarifa de energía del 3,56 por ciento para noviembre y 2,5 por ciento para diciembre de 2007, y 3 por ciento para enero de 2008, para totalizar un 9,06 por ciento.

El anuncio de Arce se produjo en medio del enfrentamiento entre el Ejecutivo y el Legislativo por la creación de los consejos ciudadanos, unas organizaciones barriales del gobierno que los parlamentarios opositores, que controlan la Asamblea Nacional, han tratado de desarticular por considerar que les restan funciones.

La Asamblea, que decidió romper el quorum a partir del 10 de diciembre para no tratar el tema, entró en receso navideño el pasado día 15.