•  |
  •  |
  • END

Los cuatro policías miembros del cuerpo de seguridad del político sandinista Lenín Cerna Juárez, admitieron haber disparado en contra del vehículo donde viajaba Rebeca Arvizú Fletes, confirmaron a EL NUEVO DIARIO fuentes extraoficiales.

La mujer, de 29 años, recibió tres impactos de bala: dos por la espalda y uno en la cabeza, de acuerdo con fuentes vinculadas con el proceso de investigación. La joven murió de manera inmediata.

El suceso ocurrió durante una persecución originada por un asalto la noche del viernes 20 de febrero en el sector de San Antonio Sur, a la altura del kilómetro 10 ½ de la Carretera a Masaya.

Según las fuentes consultadas por END, los agentes investigados afirmaron que detonaron sus armas sobre el automóvil --que circuló frente a la propiedad de Cerna ubicada en la zona--, porque creyeron que éste pretendía atentar en contra de la vida del político.

En ráfagas

Los agentes que dispararon contra el sedán Mitsubishi Mirage rojo placas 110-501, en el que Arvizú ocupaba el asiento del copiloto, fueron el inspector Larry Galeano, el suboficial Hollman Sánchez, y los policías René Martínez y Gerson Gutiérrez.

De acuerdo con las fuentes consultadas por END, el vehículo presentaba seis impactos de bala en la parte posterior; el vidrio trasero estaba completamente destruido; presentaba dos orificios de bala en cada una de las ventanas del costado derecho; otros tres impactos en el vidrio delantero; y un balazo en la llanta trasera derecha.

El cuerpo de Rebeca quedó ajustado por el cinturón de seguridad del asiento del carro, hasta el momento en que el perito policial y los asistentes del Instituto de Medicina Legal lo retiraron de la escena del crimen, la noche del viernes 20.

A los agentes Galeano, Sánchez, Martínez y Gutiérrez se les practicó la prueba de productos nitrados para confirmar si hicieron disparos con armas de fuego, de acuerdo con nuestras fuentes.

Caso complejo, dice Jefa de Auxilio Judicial

La comisionada mayor Glenda Zavala, jefa de la Dirección de Auxilio Judicial Nacional de la Policía, dijo que “a todos” los involucrados en el suceso, que concluyó con la muerte de Arvizú, se les practicó la prueba, y comentó que éste es “un caso complejo”.

Al ser consultada si este examen se les realizó a los cuatro oficiales, no dio una respuesta categórica, e insistió en que la prueba se les realizó a los involucrados. “Se les realizó a todos y todavía estamos investigando”, dijo la comisionada mayor Zavala.

Silencio en las familias

La noche del viernes, Rebeca Arvizú iba acompañada de Róger Rodríguez Robleto, de 32 años, en el interior de una camioneta Nissan Frontier doble cabina, azul, placas 102-306 en la zona de San Antonio Sur.

La pareja fue asaltada por una banda de delincuentes, quienes los despojaron de la camioneta. Rodríguez pidió ayuda por teléfono, y fue auxiliado por dos hermanos suyos y su cuñado. De inmediato iniciaron una persecución en vehículo detrás de los ladrones.

Uno de los vehículos utilizados para perseguirlos, fue el Mitsubishi Mirage rojo placas 110-501, el cual era conducido por Marlon Rodríguez Robleto, hermano de Róger. A su lado iba Rebeca.

Durante la persecución hubo disparos que alertaron a los agentes de cuerpo de seguridad de Cerna, según nuestras fuentes y lugareños del sector. Al final, el vehículo rojo fue rafagueado. Rebeca murió de tres disparos y Marlon recibió un balazo en el hombro derecho. Este último permanecía hasta ayer internado en el Hospital Vivian Pellas.

EL NUEVO DIARIO conoció que dos impactos de bala fueron detectados en el portón de la vivienda de Lenín Cerna Juárez, provenientes desde dentro de la propiedad. Por el lado exterior del portón de hierro, los disparos no tenían orificio de salida.

EL NUEVO DIARIO intentó abordar a los familiares de Rebeca Arvizú, en su casa ubicada en la Colonia Centroamérica en Managua, sin embargo, no quisieron recibirnos. Tampoco familiares de Róger y Marlon Rodríguez. Rebeca deja a dos niñas en orfandad.