Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Aunque los nuevos directivos del Colegio de Periodistas de Nicaragua, CPN, Leonel Laguna y la diputada Martha Marina González aseguran que no responderán a intereses partidarios, voces consultadas ayer advirtieron que la toma del directorio del CPN por parte del oficialismo, forma parte de un plan gubernamental destinado a amordazar al periodismo independiente que aún queda en el país.

Dos abogados de posiciones ideológicas diferentes, los doctores Sergio García Quintero y Carlos Tünnermann, son los primeros en señalarlo. Martha Marina González, elegida el sábado como presidenta del Comité de Ética, aseguró que independientemente de que sea diputada sandinista, “jamás y nunca aprobaría algo que permita al Estado regular esa práctica”.

Lo mismo dice Laguna, quien ha expresado que ni siquiera es su prioridad tener algún tipo de relación con el gobierno para lograr los objetivos del CPN, “porque existen otros cauces para obtener beneficios para el gremio”.

Pero el doctor Sergio García Quintero considera que el giro que ha tomado la situación con el CPN es “absolutamente deplorable, porque si hay un gremio en Nicaragua que debería tener unidad total sería el periodismo”.

“Considero lamentable que haya un periodismo oficialista ahora totalmente al servicio del partido de gobierno, porque si hay una amenaza real y constante sobre la libertad de expresión, la constituye el partido de gobierno que es el que va a coartar las alas de la investigación”, agregó García Quintero.

Peligro para libertad de expresión

Por su parte, el doctor Carlos Tünnermann Bernheim dijo que el gobierno vio la posibilidad de tomarse la organización con la elección de la nueva Junta Directiva y así colocar a personas afines al gobierno.

El doctor Tünnermann se preguntó: “¿Con qué objeto el gobierno acredita a todos sus relacionistas públicos en el CPN, qué persigue con eso? Sin duda que persigue tener una mayor influencia en el Colegio”, agrega.

Tünnermann explica que esa influencia la puede lograr a través del Código de Ética pendiente, que ahora lo llevarán a una comisión que quedó a cargo de la misma diputada Martha Marina González.

“Eso puede significar un peligro para la libertad de expresión e incluso para la libertad de los mismos periodistas”, dijo.

Debate sobre el Código

Durante el tercer congreso de periodistas que se realizó el sábado en la Universidad Nacional de Ingeniería, hubo toda una discusión alrededor de la propuesta de ese Código de Ética, debido a las denuncias de que deja abierta una posibilidad para que el Estado regule el ejercicio periodístico.

La presidenta saliente del CPN, Mercedes Rivas, intervino en la discusión y aclaró que en la agenda del congreso no estaba incluida la aprobación de ese Código, y quedó pendiente discutirlo en otra asamblea.

Martha Marina González dijo al respecto que su propuesta es que “ese Código de Ética se unifique con todos los aportes existentes, y que luego se consulte con todos los periodistas colegiados del país”.

La diputada sandinista explicó que la propuesta del Código que fue presentada ante el congreso y en la que se contemplaba una regulación, fue rechazada unánimemente, “de tal manera que los periodistas expresaron con su voto el rechazo a la regulación”, dijo.


Espacio subordinado al gobierno
Por su parte, la periodista e investigadora Sofía Montenegro ya “da por muerto” al Colegio de Periodistas de Nicaragua, CPN. Para ella la estructura organizativa del CPN ha sido acaparado por oficialistas que van a convertirlo en un espacio subordinado, donde existirá el “ordeno y mando”.

“Ese espacio (el CPN) ya no existe, está muerto, no creo que los periodistas independientes y profesionales quieran seguir formando parte de esa institución, donde de hecho ya existían debilidades y divisiones. Ahora va a existir la imposición y el caos de la misma forma que es gobernado el país”, reaccionó.

Asimismo, Montenegro apoya la denuncia de Guillermo Cortés, quien ha criticado el Código de Ética propuesto por el Comité de Ética y Honor. La periodista Sofía Montenegro considera valiosa esa denuncia, y expresa que ella misma promovió esa discusión contra el Código de Ética.

Un reto para el nuevo presidente de CPN

Gonzalo Norori, Director del Departamento de Ciencias de la Comunicación, de la Facultad de Humanidades y Comunicación de la UCA, sin referirse a la cercanía de Laguna con funcionarios y periodistas del gobierno, opinó que el nuevo presidente del CPN tiene el reto de cumplir con lo que establece la Ley, al margen de las tendencias políticas, y tratar de acercar a la nueva generación de periodistas graduados, porque no muestran entusiasmo por pertenecer al Colegio.

Joaquín Absalón Pastora, Vicepresidente saliente del CPN, opina que es muy temprano para valorar la actuación de la nueva Junta Directiva, porque apenas se está instalando y no hay motivos para juzgarlos.

Además, expresa que no conoce a fondo la ideología de Leonel Laguna, pero espera que realice una buena administración. Pastora no quiso referirse a los señalamientos en contra de Laguna, pero admitió que si se filtrara al gremio una tendencia partidaria lesionaría a la institución, que por naturaleza tiene que ser independiente.