•  |
  •  |
  • END

Karla Sánchez Sánchez y Carmen Álvarez Vanegas consiguieron empleo gracias a los Consejos del Poder Ciudadano (CPC). Después que protagonizaran protestas contra Unión Fenosa por el pésimo servicio de energía eléctrica en el barrio “Jorge Dimitrov”, ahora le trabajan a esa empresa en gestión de cobro en su zona, luego que firmaran un acuerdo con la transnacional española en nombre de todos los habitantes del sector.

Álvarez recibe reclamos de facturas en un “Punto de Pago” instalado por Fenosa en la Casa Comunal del “Dimitrov”, mientras Sánchez ahora es inspectora de reclamo de Fenosa, y, además, consiguió que la empresa incluyera a su hermano, Jorge Luis, para que acompañara a las cuadrillas a instalar medidores.

Sánchez también logró incluir entre los que reciben pago a su sobrina, Blanca Sánchez, quien se encarga de hacer perifoneo para que los habitantes del barrio cancelen sus facturas, según dijeron los mismos miembros de los CPC.

Según Álvarez, el salario mensual que recibe cada persona “contratada” es de 3 mil 136 córdobas. “Este proyecto vino a dar trabajo a varios compañeros que estaban sin trabajo en la comunidad… y el 20 por ciento de lo recaudado se invierte a favor de la comunidad”, dijo José Daniel González, miembro del CPC del “Jorge Dimitrov”.

“La aliada de los pobres”

“Los considero (a los ejecutivos de Unión Fenosa) unos aliados de los pobres, siempre y cuando sigan haciendo lo mismo no sólo en el ‘Jorge Dimitrov’, sino en todos los barrios a nivel nacional”, comentó Andrés Noguera, otro miembro de los CPC en ese barrio.

Carmen Álvarez y Karla Sánchez son miembros de los CPC, dijeron ambos. Ellas se autodenominan “representantes de los barrios y asentamientos ubicados en el ‘Jorge Dimitrov’”. Al menos en ese carácter firmaron un acuerdo con ejecutivos de Fenosa el ocho de agosto del año pasado.

Además de Sánchez y de Álvarez, en esa ocasión firmaron otros vecinos, entre ellos algunos directivos del Movimiento Comunal Nicaragüense (MCN): José Hernández, Blanca Vivas, Pablo Mairena, Azucena Mendoza, Maritza Ruiz, Cándida Lira, Ulises Cabrera, José Esteban Reyes, José Matus Cárdenas y José Matus Taleno.

Exprimen a sus representados

Todos ellos prometieron aumentar el pago de las facturas de un 16 hasta un 35 por ciento en tres meses, a partir de julio de 2008. En caso de no cumplir aceptaron recibir cortes en el suministro de energía. Eso lo suscribieron en un documento con varios ejecutivos de Fenosa, entre ellos: Jussi Zelaya, Jasmine Lazo Uzaga y Freddy Salinas Rodríguez.

Ahora, seis meses después, no han podido cumplir la promesa asumida con Fenosa y tampoco han logrado que los habitantes tengan el servicio de energía las 24 horas del día, pues la empresa sí cumplió su advertencia de suspender el servicio ante el incumplimiento.

Los apagones en las últimas dos semanas en ese circuito son de cuatro horas diarias. Inician a las ocho de la mañana y el servicio se restablece hasta las doce del mediodía. Eso incluye a todos los que llevan “al día” el pago de sus facturas.

“El problema es que el 90 por ciento de la energía se pierde en ese barrio”, dijo Jorge Katín, Gerente de Comunicación de Fenosa, quien reconoció que los apagones se aplican en general, aunque mucha gente ha respondido a cancelar sus facturas después de haber logrado el acuerdo.

Fenosa admite alianza

Pobladores del “Jorge Dimitrov”, apoyados por el Bloque de Unidad Popular (BUP), denunciaron que los miembros de los CPC actúan “confabulados” con Fenosa porque no los consultan, pero les cobran o los dejan sin el suministro de energía eléctrica hasta por ocho horas diarias.

Katín reveló que esta situación no es particular. Fenosa también paga a pobladores de al menos 25 asentamientos de Managua, y debido a que los resultados “han sido positivos, en el sentido de recuperar las deudas y hacer inversiones”, entonces ampliarán esas medidas como estrategia.

Agregó que entre ellos están los pobladores de Laureles Norte y Sur, además de Bello Amanecer.