•  |
  •  |
  • END

TOLA, RIVAS

Dos vigilantes que la sociedad Gestiones y Negocios Inmobiliarios Sociedad Anónima (Geninsa) tenía en terrenos donde se edifica el proyecto conocido como “Club Bahía Astillero”, fueron obligados a salir de esas tierras, cuando más de 200 pobladores de diferentes comarcas de Tola llegaron hasta la caseta de seguridad y los sacaron, mientras les gritaban que dichas tierras pertenecen a los inversionistas del “Club Bahía Astillero”, y no al ex presidente Arnoldo Alemán.

Los dos guardas de Geninsa, sociedad que pertenece a la familia Alemán, fueron sorprendidos entre las seis y siete de la noche del sábado por habitantes de las comarcas Virgen Morena, Las Salinas, El Astillero, Cañas de García y San Ignacio, entre otras.

Cuando los pobladores llegaron a la caseta en donde Luis Francisco Cortez Moraga y Fernando Julián Cabrera se dedicaban a labores de vigilancia de las 51 manzanas que el ex presidente Alemán reclama como parte de Geninsa, lo primero que hicieron fue reducirlos. Nada pudieron hacer, pese a portar escopetas.

En “el desalojo” de los centinelas de Alemán, participaron hasta miembros de los CPC de esa localidad. Una de las que asistió a la toma fue María Leocadia Berroterán, del sector de El Astillero, y ella fue quien se enfrentó y desarmó a Cabrera. “Les dije que desalojaran el lugar y que dejaran tranquilos a los verdaderos dueños, que son los inversionistas del Club Bahía Astillero. Estos señores sí generan empleos y la gente acá está con hambre”, dijo con una “amansa bolo” en mano.

Se plantarán en PGR

Otra CPC que participó en el asalto a la propiedad fue la señora Juana Ramona Palacios Pérez, de 55 años. Ella se identificó como presidente de los CPC de El Astillero, mientras que María López Vanegas dijo que representaba a la comunidad de Virgen Morena. “Apoyamos lo justo. Esta propiedad es de los inversionistas Mario Masís Segura, y Donna Anne Galluzzo. Ellos tienen doce años de estar en estas tierras”, dijeron.

Hasta el cierre de nuestra edición, los pobladores mantenían control de la propiedad. “Estaremos aquí el tiempo que sea necesario”, señaló Palacios Pérez. Anunciaron que hoy lunes llegarán a las instalaciones del Procuraduría General de la República para protestar ante el procurador Hernán Estrada, quien respalda a la cuestionada sociedad del ex mandatario.

Por su lado, Ringo José Ocampo Montiel, el abogado que Geninsa tiene en Rivas, aseguró que los dos guardas de seguridad que fueron desalojados, interpusieron formal denuncia la tarde de ayer en la Policía de Tola por los delitos instigación y lesiones, y señalaron como coautores a Masís Segura y al esposo de Galluzzo, el italo-americano Gianfranco Galluzo.

Sin embargo, ambos inversionistas expresaron que ni siquiera estaban en el lugar cuando los pobladores sacaron a los vigilantes.

Compra en regla, pero…

En las 51 manzanas, los inversionistas aducen que invertirán más de cien millones de dólares, y a la fecha ya existen diez lujosas casas veraniegas valoradas en 300 mil dólares. Según una compra venta que consta en la escritura pública número 82, con fecha del 21 de septiembre de 2007, la propiedad la adquirieron Masís Segura y Galluzzo de manos de Juan José Duarte Espinoza y Belinda Cortés Borge. Éstos habían obtenido la propiedad mediante título de Reforma Agraria que recibieron el once de octubre de 1989 por el Ministerio de Desarrollo Agropecuario y Reforma Agraria.

La legitimidad de dicho título fue reconocido por la ex intendente de la propiedad del gobierno sandinista Mireya Molina, según constancia emitida por ella el 30 de marzo del 2007. Sin embargo, el procurador Estrada ahora dice lo contrario y se ha unido al reclamo de Alemán.