•  |
  •  |
  • END

El Contralor de la República, Lino Hernández, enfatizó a EL NUEVO DIARIO que está a favor de una reforma a la Ley 323, Ley de Contrataciones del Estado, pero al mismo tiempo aclaró que está en contra de que el Ministerio de Salud (Minsa) importe directamente medicinas, porque eso se presta a “corrupción”.

Hernández admitió que la Ley está “desfasada”, pues “traba” las adquisiciones internacionales en un mundo que está globalizado y que se promueve por medio de internet.

“La Ley, como está, sólo permite tratar con proveedores inscritos a nivel nacional, y eso hay que revisarlo. Incluso, habría que analizar los tiempos y tipos de las licitaciones, ya que hay gente que se ha vuelto especialista en impugnar”, planteó.

Sin embargo, destacó que “no es” recomendable que se le permita al Minsa importar directamente medicamentos, porque si se eso ocurre se le estaría dando facultades a los funcionarios para decidir a quién comprar y en qué condiciones hacerlo.

“Particularmente, pienso que la demanda del Ministerio (de Salud) está fuera de lugar, porque es irse a negociar, como lo están planteando, con el que te dé la gana, y eso no va con el principio de transparencia, de competencia e igualdad”, insistió.

Se presta a “coimas”

El Minsa subrayó días atrás que les urgía la importación directa para acortar los plazos en la entrega de medicamentos, ya que, por lo general, los proveedores tardaban entre seis y diez meses en hacerlos llegar a la entidad. Aparte de eso, explicó, que buscaban abaratar el costo de compra.

El contralor, sin embargo, expuso que eso se podría evitar con una planificación oportuna en la compra y entrega de medicinas. “Con eso creo que se evitarían ese tipo de retrasos”, apuntó.

Añadió que la importación directa no es buena en ningún sentido, ya que también “vendría a crear un monopolio, y que no me digan que no van a negociar ni el ministro ni el presidente del Comité de Licitación o el jefe de Proyectos…”, dijo Hernández.

“El punto está en que la exclusión en los procedimientos debe ser excepcional, para situaciones cuando sólo hay un proveedor para un determinado bien, ya que de otra manera se presta a la discrecionalidad, y ya sabemos que eso nunca ha sido bueno para el país”, opinó.

Por otro lado, “nosotros somos parte de la Organización Internacional de Entidades Fiscalizadoras Superiores a nivel mundial, y el camino que buscamos es que las coimas no existan, porque algunas empresas internacionales le ofrecen al intermediario, al negociador, ponerles dinero en un banco a nombre de quien quiera y a dónde quiera, a cambio de que se les compre a ellos, o bien les regalan productos a cambio de la compra, y eso es difícil de fiscalizar”, mencionó.

Al respecto, EL NUEVO DIARIO intentó conocer la posición del asesor legal de la Dirección General de Regulación del Minsa, doctor Miguel Ángel Baca, pero no fue posible localizarlo.