•  |
  •  |
  • END

La firma Petróleos Latinoamericanos (Petrolat), dueña de un plantel para almacenar 270 mil barriles de hidrocarburos en Puerto Corinto, es un misterio, pues nadie conoce ni quiere informar quiénes están detrás de esa compañía. Los socios originales “endosaron” sus acciones a personas desconocidas a los pocos meses de haberla constituido.

El área total del plantel “Germán Pomares”, como se le ha bautizado, es de 13 mil 835 metros cuadrados. En él hay siete tanques para almacenar hasta 270 mil barriles de hidrocarburos. De esos tanques uno tiene capacidad de almacenar 90 mil barriles de diesel, mientras los restantes guardarán 30 mil barriles cada uno. Dos están destinados para depositar diesel, dos gasolina súper, uno gasolina regular y el último búnker.

El presidente de Petronic y vicepresidente de Albanisa, Francisco López, anunció el viernes pasado en un medio televisivo oficialista, que ese plantel denominado “Germán Pomares”, propiedad de Petrolat, junto al plantel “Benjamín Zeledón”, de Albanisa, serán inaugurados este jueves, como parte de la primera fase de la construcción de la refinería “Supremo Sueño de Bolívar”.

Lo que no dijo López, quien también es tesorero del FSLN, fue si esos planteles son del Estado, de empresarios privados o de otra fuente. Y es que según el presidente de Petronic, la inversión total en los dos planteles es de más de 24 millones de dólares, pero no especifica monto preciso en cada lugar.

Cambio de sociedad original

Las autoridades de la comuna de Corinto revelaron a EL NUEVO DIARIO que la razón social de quienes gestionaron las obras del plantel “Germán Pomares” en 2005, no corresponden a la empresa mixta de capital nicaragüense-venezolano Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa), ni a la estatal Petróleos de Nicaragua S.A. (Petronic).

A estas alturas se desconoce qué cosa es ahora Albanisa y que función juega, pues la factura petrolera y sus fondos los maneja la paraestatal Alba-Caruna. En el caso del plantel que era de la Esso, el cual fue forzada a vender en 700 mil dólares a Petronic hace varios meses, Francisco López ha dicho que es la parte estatal de la petrolera la dueña de la terminal, pero nadie tiene certeza de ello.

Las gestiones para iniciar las obras de Petrolat iniciaron un año antes de que se conformara la empresa Alternativa Bolivariana Nicaragüense (Albanic), cuyo presidente era el ex edil capitalino, Dionisio Marenco; e incluso mucho antes de que López anunciara en diciembre de 2007 un supuesto desembolso de los 250 millones de dólares para la primera fase de la refinería.

Los socios de Petrolat

END tuvo acceso a los documento de la constitución de Petrolat, en donde se precisa que esa firma fue constituida el 21 de febrero de 2005 con los servicios del abogado y notario Yalí Bernardo Molina Palacios, según la escritura número 88.

Aparecen como accionistas la también abogada Soraya Montoya Herrera con el 98 por ciento de las acciones, e Isabel Cristina Acevedo Solís junto a Karla Isabel Gutiérrez Reyes, quienes tienen el uno por ciento de los acciones cada una. El oficio de las últimas es secretaria y licenciada en Ciencias de la Educación, respectivamente.

El objeto de Petrolat es comercializar, importar, exportar, almacenar y distribuir productos líquidos tales como químicos, petroquímicos y sus derivados para hacer operaciones mercantiles. Y la presidenta de la Junta Directiva de la empresa, en ese momento, era Montoya Herrera, quien labora con Molina Palacios en las oficinas de “Molina & Asociados Central Law”.

Intentamos comunicarnos con Molina Palacios, pero en su oficina nos indicaron que su extensión estaba ocupada y que le darían el recado de que habíamos llamado. Sin embargo, logramos contactarnos con Montoya Herrera, quien confirmó, como lo publicó END ayer, que Petrolat tiene una propiedad Corinto, la cual fue comprada por ella en represtación de esa firma a la compañía Inversiones Marítimas del Pacífico S.A. (Impacsa). De esta última empresa no se tienen datos en el Registro Mercantil de Managua.

No obstante, Montoya aseguró que ella, junto a Acevedo Solís y Gutiérrez Reyes, “endosaron” sus acciones y ahora desconocen quiénes están al frente de Petrolat.

“Nosotros endosamos las acciones y pasaron a sus socios de aquel momento, y hasta la fecha no sé quiénes serán sus socios actuales, quiénes han negociado, quiénes han vendido, si han comprado más acciones, si se fusionó con otra. Desconozco la actualidad”, enfatizó Montoya Herrera una y otra vez.

Agregó que en Derecho Mercantil no existe obligación de que en el Registro aparezca a quién se le cedieron las acciones ni quiénes son los nuevos dueños y el valor que tienen. “No te podría decir quiénes son los que ahora tienen en sus manos esas acciones, sé a quienes se las vendí, pero hasta ahí”, dijo Montoya.

Es del bufete de Molina

Casualmente, Montoya Herrera forma parte del bufete “Molina & Asociados Central Law” o “Palacios, Molina & Asociados”, el cual está integrado por varios abogados, entre los cuales destaca el mismo Yalí Molina Palacios.

Fue ese mismo bufete el que representó a Impacsa en febrero de 2007, cuando más de un centenar de trabajadores de la Empresa Productos del Mar S.A., Promasa, reclamaban públicamente al bufete de Molina, que les hizo deducciones de un 15 y un 10 % en la liquidación de un pasivo laboral.

Dicha deducción hecha a nombre de Impacsa, según los denunciantes, violentó el principio de que este dinero no podía ser objeto de ningún tipo de deducción. Petrolat S.A. accedió a pagar las prestaciones sociales al comprar a la sociedad Impacsa las instalaciones del muelle de Promasa
Los trabajadores, en aquel momento, indicaron que otra anomalía que se dio fue la venta de unos barcos, el muelle y el plantel de Promasa, hecho por Impacsa a Petróleos Latinoamericanos S.A., donde apareció como compradora Soraya Montoya.

Molina se encargó de “limpiar” propiedad

Molina dijo en aquel momento, como representante legal de Petrolat, que las acusaciones en su contra no tenían validez y dijo tener los sustentos legales y contables para demostrarlo.

Explicó que Impacsa se adjudicó la propiedad de unas 15 mil vrs2, por un adeudo de Promasa. “La propiedad tenía una serie de problemas, hipotecas, embargos ejecutivos y deudas laborales”, señaló Molina en aquel momento.

Según él, su trabajo consistió en garantizar que cuando Petrolat recibiera la propiedad, estuviera “limpia” y libre de cualquier problema legal en el futuro. Puntualizó, además, que la compra es únicamente del inmueble, por lo que rechazó los señalamientos de querer adueñarse de barcos de los trabajadores.

Montoya ligada al FSLN

Soraya Arbella Montoya Herrera aparece mencionada en artículos que la ligan al gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). En diciembre de 1998 fue aludida en un conflicto que existía por señalamientos de vender de manera irregular la única planta eléctrica de Editorial El Amanecer, sobreviviente del extinto diario Barricada, ligado al partido gobernante.

Soraya Montoya, según EL NUEVO DIARIO del 16 de diciembre de 1999, era gerente de la Editorial.

Hace años, cuando se dieron las quiebras y liquidaciones de bancos, Montoya apareció entre los principales abogados de la Junta Liquidadora del Banco Nicaragüense de Industria y Comercio (Banic), junto a los abogados Yalí Molina y Yadira Madrigal.