Oliver Gómez
  •  |
  •  |
  • END

Nicaragua aparece como una “ubicación de inseguridad alimentaria severa” en una lista de 37 países del mundo que ahora enfrentan crisis de alimentos, en el último informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO por sus siglas en inglés, que anoche alertó al planeta de próximas alzas en los precios de los granos básicos por bajas reservas, sequías, inundaciones, altos precios del petróleo y una creciente demanda de biocombustibles.

Desde Santiago de Chile, la sede de FAO para Latinoamérica y el Caribe ayer divulgó el tradicional informe de fin de año, donde se revela la lista de países con problemas de alimentación, y Nicaragua ahora figura entre las seis naciones de la región con este problema, junto a Dominica, Jamaica, Santa Lucía, Haití y República Dominicana.

Estas dos últimas naciones que comparten el territorio de una isla, aparecen marcadas junto a Nicaragua con singular atención en dicho informe, pues se trata de casos de “ubicación de inseguridad alimentaria severa”, según la FAO.

Aclara el organismo que estas crisis alimentarias se deben especialmente a conflictos y desastres naturales, pero además, dicha situación se verá afectada negativamente en los próximos meses, “por subidas sin precedentes del precio de los alimentos básicos, originadas por unas reservas históricamente bajas, sequías e inundaciones relacionadas con el cambio climático, los altos precios del petróleo y una creciente demanda de biocombustibles”.

Recuerdan que estos mismos factores originaron alzas en los precios de los alimentos en Latinoamérica, que en promedio sumaron un nueve por ciento sólo entre 2005 y 2006.

Demandan alerta

“Tenemos que tomar medidas para evitar que en el corto y en el mediano plazos, la seguridad alimentaria de las personas sea amenazada”, dijo el representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe, José Graziano da Silva, al hacer un llamado a los gobiernos para que incluyan en sus agendas esta alerta.

En este informe, denominado Perspectivas Alimentarias de la FAO, se estima que debido a este problema dichos países presentarán en 2007 las cifras más altas de importación de granos básicos. “Será un 25 por ciento mayor que el año precedente, superando los 107 mil millones de dólares”, prevén.

FAO pidió a los gobiernos tener sumo cuidado con los biocombustibles, pues “son otro factor que ha contribuido al rápido incremento de los precios de alimentos básicos… esto se ve reflejado especialmente en el caso del maíz, parte fundamental de la seguridad alimentaria de la Región, y en particular de Centroamérica y México, el cual casi ha duplicado su precio desde 2000, dada su mayor utilización por la industria que elabora etanol”.

Para hacer frente al aumento de precios y evitar los efectos negativos, la FAO pidió medidas inmediatas en apoyo a los países pobres, afectados por los drásticos aumentos de precio en los alimentos.

“Se necesitan nuevas y urgentes medidas para prevenir un agravamiento de las crisis alimentaria emergente y relanzar rápidamente la producción de los cultivos en los países más afectados”, aseguró el director general de la FAO, Jacques Diouf, en la sede de la Organización en Roma.