•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA
Debido a las fuertes rachas de vientos de las últimas horas, el Distrito Naval del Pacífico (DNP) del Ejército de Nicaragua, que comprende 425 millas náuticas desde El Golfo de Fonseca hasta Bahía Salinas, en el sur del país, restringió desde la mañana de ayer lunes la salida de 4,500 pescadores artesanales que diariamente se adentran en el mar para llevar el sustento a sus familias.

El capitán de navío Juan Francisco Gutiérrez Espinoza, jefe del DNP acantonado en el puerto de Corinto, confirmó a EL NUEVO DIARIO que de acuerdo con reportes meteorológicos, la velocidad de los vientos asciende a 25 kilómetros por hora, lo que significa peligro para pescadores que utilizan lanchas con motor fuera de borda, cayucos, botes y chalupas.

“Estamos tomando medidas para no permitir la salida de estas embarcaciones a la actividad de la pesca. Los medios meteorológicos a bordo de nuestras unidades de superficie (lanchas rápidas y guardacostas) y de varias embarcaciones industriales, confirman la velocidad de los vientos”, dijo el jefe naval.

Agregó que aunque se molesten algunos pescadores, evitarán que se adentren en el mar para evitar tragedias como la ocurrida el tres de febrero del corriente año, cuando cinco pescadores de Jiquilillo naufragaron y no han aparecido después de varias jornadas de búsqueda acuática y aérea.

Instó a los pescadores del Pacífico mantenerse en tierra hasta que los vientos disminuyan y reanuden su trajinar en el mar. Dijo que los pescadores que no acaten las medidas adoptadas por la Fuerza Naval, podrán recibir sanciones administrativas, tal como lo establece la ley.

Añadió que los marineros del DNP cumplirán fielmente sus misiones en aguas jurisdiccionales nicaragüenses, adoptando medidas de seguridad debido a los fuertes vientos.

En cuanto a los cinco pescadores desaparecidos, el capitán de navío Gutiérrez Espinoza dijo que después de seis meses, una persona se da oficialmente por desaparecida, por lo que familiares y la autoridad naval abrigan esperanzas de que estén vivos, aunque no se han encontrado rastros de éstos.