•  |
  •  |
  • END

La Fiscalía General de la República acusó ayer por transporte ilegal de drogas, portación ilegal de armas, lavado de dinero y crimen organizado, a Frank Enrique Oviedo Fuentes, quien se defendió de los cargos que le están formulando diciendo que todo es una conspiración del Frente Sandinista.

“Esto no es más que un montaje por mi participación política y no voy a bajar mi cara porque no tengo vergüenza. Me da pena que tengamos autoridades como las que tenemos aquí. Yo fui un comandante de la Resistencia, soy amigo del comandante Edén Pastora, y tengo amistades que me conocen y todo esto es un montaje”, puntualizó Oviedo.

Cuando se le preguntó quién estaría detrás de la conspiración Oviedo señaló: “El Frente Sandinista, ¿quién más (va a ser)?... Fui un comandante de la Resistencia y eso no me lo perdonan”, precisó.

El NUEVO DIARIO intentó infructuosamente comunicarse con la Secretaría de Comunicación del Frente Sandinista para conocer la posición del partido sobre los señalamientos de Oviedo, pero nadie respondió el teléfono.

La acusación

El fiscal Rodrigo Zambrano acusó a Oviedo por su supuesta coautoría en los delitos de transporte de 736 mil 116.6 gramos de cocaína, lavado de dinero, crimen organizado y autoría del delito de portación ilegal de armas, porque el día que lo capturaron en el departamento número 28 de Residencial Los Cedros, le ocuparon armas, 116 mil 65 dólares, joyas, un carro Mercedes Benz de lujo que costó 26 mil dólares y documentos, entre otros.

Junto a Oviedo también fueron imputados el ingeniero agrónomo nicaragüense José Domingo Molina Treminio, el panameño Diógenes del Carmen Estribi Serrano, y el hondureño Félix Antonio Castro Hernández, a quien la Fiscalía le imputó un delito más (crimen organizado) porque el sábado pasado ya había sido acusado por transporte ilegal de drogas, dado que él conducía el camión donde la Policía encontró 621 paquetes de cocaína.

Igualmente, la Fiscalía acusó al hondureño José Basilio Palma Bustillo, dueño del camión y del remolque donde iba la droga; y a los nicaragüenses Noel de Jesús Oviedo Fuentes y Fernando Nicolás Oviedo Carrasco, pero estas tres personas no están detenidas.

Según la Fiscalía, Oviedo Fuentes --quien también es conocido como Marvin Bismarck Ramos Sánchez, William Castellón y Francisco José Espinoza Guzmán--, planificó con Félix Antonio Castro, con José Domingo Molina Treminio y con el panameño, todo lo relativo al traslado del cargamento de drogas, para lo cual supuestamente se reunieron en el mall Las Americas los días 5, 16, y 18 de febrero, pero como la Policía “los quebró” el 19 del mismo mes, decidieron reunirse otra vez el 20, cuando los detuvieron.

¿Narcopropiedades?

El escrito acusatorio señala que desde 2004 Oviedo se dedica al narcotráfico junto a los otros acusados, para lo cual habrían creado dos sociedades anónimas: Franco S.A. y Agroturismo S.A., por medio de las cuales adquieren, ocultan y administran los bienes muebles e inmuebles que han comprado con las ganancias de sus actividades ilícitas, supuestamente.

Para probar su dicho, el fiscal Zambrano presentó los documentos que revelan que la sociedad Franco S.A. ha comprado una casa de 884 mil 870 córdobas (50 mil dólares) en la urbanización La Esperanza, en Jocote Dulce, pero la propiedad cuesta en realidad 2 millones 638 mil 90 córdobas.

También la sociedad compró un camión de dos toneladas; otra casa en Residencial Las Cumbres, en Managua; un carro Mercedes Benz, clase C, modelo k180, el que fue “caleteado” para traslado de drogas y dinero hacia Guatemala, según la Fiscalía.

La acusación señala que Frank Oviedo Fuentes compró tres fincas (Santa Elena, Los Martínez y El Pedernal) entre Chontales y San Carlos, Archipiélago El Nancital y el municipio de San Miguelito, sitio desde donde supuestamente se trasladan cargamentos de droga hacia la frontera norte del país.

La sociedad Agrotur S.A., donde José Domingo Molina es socio, adquirió una finca de 33 mil córdobas en Ticuantepe y otro carro Mercedes Benz de lujo valorado en 15 mil dólares.

Reos denuncian torturas

Los abogados defensores Aracely España, Manuel Urbina y Walter Centeno fustigaron la acusación porque no se detalla la participación que cada sospechoso habría tenido en los delitos acusados, pero además señalaron que no hay objetividad en la misma porque si sus defendidos supuestamente estaban delinquiendo desde hace cinco años, ¿por qué la Policía no los detuvo los días que estaban planeando el traslado de los 736 kilos?
Además, dijeron que invertir en propiedades no es delito, pero la juez Cuarto Penal de Audiencias no tomó en cuentas los alegatos, admitió la causa, les decretó prisión a los acusados y programó la audiencia inicial para el seis de marzo, dado que a solicitud de la Fiscalía el juicio será de tramitación compleja, es decir los plazos en el proceso se duplicaran.

Los reos denunciaron que están siendo objeto de “tortura sicológica” porque la Policía no les permite visitas de sus familiares, no les dejan pasar comida ni les han permitido bañarse, y a la esposa del panameño las autoridades le cerraron el negocio de venta de zapatos que tiene en el mall Las Américas y le incautaron las llaves de la camioneta.

La juez Martha Martínez ordenó el traslado de los reos a La Modelo y que les pasen comida, pero además pidió los documentos de los bienes que la Policía le intervino a la esposa del panameño para corroborar si le pertenecen o no a este; en todo caso dijo que la ley es clara en decir que el delito no trasciende a terceros.