•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El cardenal Leopoldo Brenes dijo hoy que un encuentro con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, fue “positivo” e insistió en que el diálogo debe ser la herramienta para resolver los problemas en Nicaragua.

“Fue un diálogo muy positivo”, declaró Brenes tras la reunión con Almagro esta mañana en el hotel Intercontinental.

Brenes, acuerpado por el resto de obispos, explicó que a la cita no llegaron a representar a ninguna tendencia ideológica.

“No tenemos ningún compromiso con ningún partido, sino que estamos muy cerca de nuestro pueblo, escuchamos a unos y otros”, dijo.

Agregó que entregaron a Almagro un documento que emitió la Conferencia Episcopal de Nicaragua en 2014 y que le plantearon lo mismo que expusieron al mandatario Daniel Ortega en un encuentro celebrado también hace dos años.

“Vinimos a expresarle lo que ya con el señor presidente (Ortega) habíamos dialogado, algunas cosas siguen vigentes. Le entregamos un documento, el mensaje que ustedes conocen. Nosotros nos centramos en el documento de 2014, hicimos un análisis de ese documento”, añadió, sin entrar en detalles.

Brenes reiteró ante Almagro que la violencia no resolverá los problemas en Nicaragua.

“La violencia no logra el éxito... todos perdemos... Solamente con el diálogo podemos solucionar los problemas, tanto las autoridades, los gobernante como los gobernados, todos debemos buscar el diálogo”, concluyó Brenes.

Estos son los seis puntos que plantearon hace dos años los obispos a Ortega.

Por su parte, el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, sostuvo que expresaron a Almagro el “progresivo deterioro de la institucionalidad” y la falta de separación de poderes.

Báez agregó que expusieron soluciones a largo plazo y a corto plazo a lo que, a criterio de la iglesia Católica, sucede en Nicaragua.

“Propusimos como solución a largo plazo una educación política que cambie la mentalidad, no tanto de los líderes, sino del pueblo”, dijo Báez.

“A corto plazo le hemos manifestado (a Almagro) que la única solución para poder asegurar en Nicaragua instituciones sólidas y gobiernos legítimos es lo que dijimos hace dos años, la realización de elecciones honestas, transparentes, observadas y al mismo tiempo sin exclusión”, concluyó.