•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, viaja este sábado a Cuba para participar en el último homenaje que se le rendirá al fallecido exmandatario de Cuba, Fidel Castro.

Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía de Nicaragua, dijo que Ortega asistirá a las honras fúnebres, lo que representa su segundo viaje a Cuba esta semana.

Ortega ya había viajado a Cuba, el pasado martes, para participar en La Habana en un homenaje a Castro.

En esa actividad, Ortega rindió un discurso para destacar los valores de Castro.

Además, hace una semana. Ortega encabezó en la Plaza de la Revolución en Managua, un acto en honor a Castro, en el cual dijo que la izquierda de Latinoamérica continuará librando sus batallas inspirados por Castro, quien murió el viernes, 25 de noviembre, a los 90 años de edad. 

Los restos mortales de Castro llegaron hoy por última vez a la ciudad de Santiago de Cuba, su lugar de descanso final, donde el pueblo podrá despedirse del líder en un acto multitudinario esta tarde, antes de la ceremonia de inhumación prevista para mañana domingo.

Te interesa: La noticia de la muerte de Fidel Castro causó conmoción en el presidente de Nicaragua

Es en ese acto en el cual participará Ortega y otros presidentes y jefes de Estado, según ha comunicado La Habana.

El cortejo fúnebre de Castro, que sigue en sentido inverso el camino de la “Caravana de la Libertad” de 1959, entró a la capital oriental por la localidad de El Cobre, donde se encuentra la imagen de la Virgen de la Caridad -la Patrona de Cuba-, considerada la protectora de los luchadores por la independencia en la isla.

A ambos lados de la Carretera Central, miles de santiagueros recibieron el cortejo fúnebre con vítores, banderas cubanas y retratos del exmandatario, una escena que se ha repetido durante los cuatro días que ha durado el trayecto por casi toda la isla.

Te interesa: Nicas becados en Cuba firman libro de condolencias en Estelí

Entre el público ondeaban además múltiples enseñas rojinegras del Movimiento 26 de Julio, grupo rebelde comandado por Fidel, que tuvo una fuerte presencia en Santiago durante los tres años que duró la lucha, que terminaría con el triunfo de la Revolución Cubana en enero de 1959.