•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Karla Miranda, estudiante de tercer año de psicología, en una exposición sobre la violencia en contra de la mujer, afirmó que los agresores deben ser evaluados por psicólogos para entender desde un punto más profundo la causa de esta actitud. “El comportamiento violento muchas veces se origina desde la niñez, por eso es importante que conozcamos la historia de esas personas, evaluar el porqué y la cadena de violencia”, señaló.

Todo esto se dijo ayer en la feria llamada Creciendo en una Cultura de Paz, realizada en la Universidad Cátolica (Unica), en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, con el objetivo de promover valores en la sociedad y a su vez concienciar sobre este tema.

Johnny Hodgson, coordinador de la carrera de ese recinto universitario, señaló que en la actividad se desarrollaron diferentes charlas, estands informativos y actos culturales en donde los estudiantes y expertos abordaron los temas referentes a la violencia.

“Nosotros no quisimos solo enmarcarnos en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, sino que hacerlo algo más integral, donde se involucren a todos. Además promovemos espacios para que se venga a compartir cómo afrontar, entender y evitar la violencia”, expresó Hodgson.

Karla Miranda agregó que “otro aspecto importante es en la crianza de los hijos. Hay que educar en valores, para que así  los niños crezcan con un pensamiento en el que no van a violentar ni a las niñas ni a los niños. Por eso se debe abordar este tema desde la familia”.

Lea además: La UE se suma en Nicaragua a campaña global contra la violencia a la mujer

Miranda recordó que en 2013 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la violencia contra la mujer como un problema de salud pública y en ese sentido agregó que la violencia psicológica es la que más incide y causa más secuelas en cualquier persona.

Por su parte, Ana Hidalgo Mendoza, compañera de Miranda, comentó que la violencia es un ciclo que viene desde el hogar. “El niño que ve que su papá violenta a su mamá va a crecer con ese perfil, creyendo que es un comportamiento normal, y en el caso de las niñas, van a creer que deben ser sumisas y al ser violentadas creerán que está bien”, agregó.

FORMACIÓN DE VALORES

Rosa Salgado, representante de las personas con discapacidad de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), abordó la violencia hacia las mujeres con discapacidad.

Salgado dijo que una solución es la formación en valores que se debe comenzar desde el hogar y los diferentes espacios de la sociedad y la educación, “para que de esta manera vayamos apropiándonos en cuanto al conocimiento de los derechos y que hagamos valer los instrumentos jurídicos”.

“En la medida que vayamos reconociendo de qué manera podemos ayudar y mejorar la calidad de vida de una persona con discapacidad, las condiciones van a ir mejorando en cuanto a la prevención de las situaciones de violencia”, finalizó.

ACOSO ESCOLAR

Eliuth Martínez, docente de la Unica y asesora pedagógica de la Dirección de Educación Especial del Ministerio de Educación (Mined), comentó que en todo el año escolar continuaron desarrollando la campaña de no al bullying, ya que este problema comenzaba a surgir en los salones de clases.

Según Martínez, desde el año pasado que se lleva desarrollando la campaña, se han capacitado entre 6 mil a 8 mil docentes en temas de educación incluyente.

“Bastó con 1 a 3 casos para que el Gobierno actuara de inmediato. Hoy podemos decir que tenemos buenos resultados desde la dirección del centro, delegados e incluso se extendió una línea gratuita para denunciar estos tipos de violencia”, agregó la docente.

  • Cerca del 35% de todas las mujeres experimentarán hechos de violencia, ya sea en la pareja o fuera de ella, en algún momento de sus vidas, según datos de la OMS publicados en 2013.

Recientemente Martínez aseguró que atendió un caso de una niña con discapacidad visual que se creía que estaba viviendo bullying de parte de sus compañeros, a lo que el Mined actuó de inmediato en conjunto con las consejerías educativas, se investigó el caso y se comenzó a trabajar no solo con los maestros sino que también con los estudiantes y la escuela en general.