•   Mozonte, Nueva Segovia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dimas Iván Figueroa Castellanos, de 40 años, viajaba indocumentado por tercera vez hacia Estados Unidos cuando cayó de "La Bestia", el tren que transporta mercancías y en el que se suben miles de migrantes en su afán por llegar a territorio estadounidense. Se encuentra en un hospital de México. Le amputaron sus dos piernas y perdió tres dedos de una mano.

Figueroa Castellanos, originario de Mozonte, Nueva Segovia, se durmió mientras el tren iba en marcha, cuenta su madre, Martha Alicia Castellanos López, quien relató que el suceso ocurrió el jueves 1 de diciembre.

Otro mozonteño, de nombre José Miguel Landero, que le acompañaba en su trayecto, se lanzó del tren tras ver que se había caído mientras dormía. “Él (Landero) fue como el ángel porque se quedó cuidándolo en el Hospital General de San Luis, Guanajuato”, dijo la madre entre sollozos.

Elvia Guadalupe Pérez es la esposa de Dimas Iván Figueroa Castellanos y dijo que este partió el 13 de noviembre pasado para buscar mejores ingresos para la crianza de sus dos hijos, un varón de 11 años y una niña de 13.

Ambas relatan que a diario las llamaba para comentarles cómo le estaba yendo en su camino hacia EE. UU.

En la primera ocasión, estuvo cuatro años en Estados Unidos y en la segunda solo cinco meses, porque lo deportaron. “Mi hijo es un buen albañil, pero trabajaba en todo lo que se le ponía, hasta amansar caballos”, expresó su madre.

También mencionó que antes de partir había estado hospitalizado y por ello le suplicó que primero recuperara por completo su salud. “Pienso que él se durmió porque iba siempre enfermo”, dijo Martha Alicia Castellanos López.Para lograr la repatriación de Figueroa Castellanos y su amigo, la familia mozonteña se ha lanzado a las calles de Mozonte y Ocotal con alcancías para solicitar la solidaridad pública. 

“Abrimos una cuenta de ahorro en Banpro, número 10021300023829 a nombre de Martha Alicia Castellanos López, para que toda persona de buen corazón nos ayude”, clamó la progenitora.

Lea: Migrantes nicas aspiran a ser empresarios

También disponen de los números telefónicos 86656048 y 86300905 para recibir llamadas de personas que deseen solidarizarse con la familia.

Castellanos López solicita el apoyo del Gobierno para que cuando salga del hospital en México pueda ser repatriado junto con su amigo.

“Sucedió esa fatalidad, pero bendito y muchísimas gracias Dios porque quedó con vida. Lo volveré a ver y lo voy a cuidar”, confió la madre, quien agregó que necesitará una silla de ruedas para movilizarlo en la casa.