•   Chinandega  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El nuncio apostólico en Nicaragua, Fortunato  Nwachukwu, pidió la intercesión de María Inmaculada para alcanzar la paz en el mundo, luego de participar este martes en la tradicional lavada de la plata a la Virgen del Trono, en el Viejo, Chinandega.

"Buscar la paz y no la violencia. Buscar comprensión en lugar de división. Desarrollo en vez de guerra", señaló Nwachukwu, quien junto al obispo Bosco Vivas estuvo al frente de la actividad religiosa que se realiza cada 6 de diciembre desde hace más de 454 años.

 

La "lavada de la plata" debe su nombre a que todos los años los fieles católicos acuden a la basílica de El Viejo para limpiar, generalmente con paños, los tesoros de la Virgen del Trono, que pueden son principalmente de plata.

Dichos tesoros son objetos que la imagen ha recibido de sus creyentes a lo largo de los siglos, en agradecimiento por favores milagrosos recibidos.

Entre los tesoros más importantes están la peana, el anda procesional, el baldaquino, el frontal, todos de plata, así como la corona de oro y perlas. Otros tesoros son los frontales, candelabros, ciriales y vasos sagrados.

La fe católica considera que, al limpiar la plata de la Virgen del Trono en Nicaragua, lavan las impurezas de sus almas.

Los devotos llegan de todos los puntos de Nicaragua e incluso es común ver ciudadanos de otros países de Centroamérica, que aseguran haber recibido favores de la Virgen.

La basílica de El Viejo es considerada un Santuario Nacional del catolicismo en Nicaragua.