•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Procesiones, toques finales a altares y cuetes forman parte del ambiente que reina la tarde de este miércoles en Nicaragua, a pocas horas de que arranque la celebración de La Gritería, en honor a la Inmaculada Concepción de María.

En las principales ciudades también es notoria la llegada de grupos de personas que habitan en zonas rurales y que se congregan en puntos céntricos a la espera del toque de campanas y la tiradera de pólvora que se realizan a las 6:00 pm para dar luz verde a la festividad.

La mayoría de las familias que instalan altares a la espera de que devotos lleguen a cantarle a la virgen lo hacen por tradición o porque así pagan algún milagro recibido.

La Policía Nacional, en tanto, se encuentra ejecutando el plan denominado “Plan María, Fervor con Seguridad 2016”, que consiste en el despliegue de unos 13,000 agentes por todo el territorio nacional para garantizar la seguridad. 

Los católicos nicaragüenses celebran desde 1857 "La Gritería", un peregrinaje en que los participantes cantan a la Virgen de la Concepción, y a cambios reciben "gorras" o regalos.

Un 58 % de los 6,3 millones de habitantes de Nicaragua profesan la fe católica, según datos oficiales.